domingo, 30 de junio de 2013

LA OPINIÓN DE MELVIN

¿QUIÉN ES PEOR?
Por Melvin Mañón


Peores somos nosotros, un pueblo de inútiles, que permitimos toda la canallada de estos malhechores sin inmutarnos (NE)

La ciudad capital está decorada con basura por todas partes. Esquinas, calles, parques, retenedores, jardines, aceras, avenidas. Es un solo basurero.

Mientras eso sucede, el síndico que se inventó las estúpidas piscinas, depredó de árboles la ciudad y los parques del malecón para hacer ruido y consumir drogas legales y prohibidas, sigue rompiendo aceras que estaban bien para hacer otras que solamente son más altas, más caras y menos peatonales. El mismo síndico que no recoge la basura ni respeta áreas verdes, insiste en colocar lámparas de luz que cualquier profano sabe que no durarán pero sigue haciéndolo ajeno e indiferente a todo reclamo, sugerencia o protesta y ni hablar de los pasos peatonales negados a la Universidad del Caribe ni la clínica de o centro de pediatría en Gazcue. Todo el alcantarillado sanitario de la ciudad está obstruido por los plásticos y la basura que él no recoge y que arrastran las aguas, pero a él no le importa. El dinero y la trampa están en obras, en romper aceras, rotondas, parques, plazas y volver a construirlas o dejarlas a medio talle como el parque Hostos. No importa que sea el peor síndico en la historia de una ciudad que ha conocido toda una colección de síndicos ineptos, miserables y corruptos; pero como este nadie.

Sin embargo, hay algo aun peor que las canalladas del síndico.

El procurador de la república que rehúsa investigar la corrupción de Leonel Fernández y para quién no hubo ni un solo acto doloso en los peores ocho años dominicanos, se mete con las prostitutas que llegaron al mundo primero que él y todos nosotros; se ensaña con mujeres pobres, putas y sinvergüenzas solamente porque están política y socialmente desamparadas pero, donde están los verdaderos, grandes y peligrosos delincuentes y criminales no hace ni dice nada. Pero hay algo peor que la conducta irresponsable y cobarde de este señor, a quien cometí el error grave de tomar por serio durante varios años.

No podía faltar educación y dos dramas: el 4% que tampoco ahora cumplen y la miserable conducta que niega a los maestros un aumento de sueldos mientras la titular de la cartera se auto asigna un aumento a su antojo. Al día de publicar esto, la ejecución presupuestaria es un 28% de lo previsto, la más baja en varios años y, como señalan los activistas por el 4%, tampoco habrá cumplimiento en el “Plan de Jornada Extendida, de Alfabetización de Adultos, la Atención a Infantes de Cero a Cuatro Años, de Atención a Vulnerabilidades y Construcción de Aulas”.

No comparto esa agenda, pero ilustra los niveles de incumplimiento y como en todos los demás casos, el desprecio del PLD por la opinión ajena, la falta de sensibilidad y compasión, la arrogancia y la prepotencia de los ineptos que se creen iluminados y en posesión de un mandato que no hemos otorgado pero que nuestra sumisión posibilita.

Danilo Medina, al igual que su procurador, rehúsa investigar los actos de corrupción, las denuncias, las querellas, la evidencia pública y notoria establecida no solamente por el rumor, sino por los reportajes, las fotografías, los testimonios de beneficiarios o víctimas de esos actos. El mismo señor que en lugar de cumplir con su deber nos obliga a pagar el dispendio de su predecesor ahora sale con el anuncio de que va a continuar con el metro y proseguir con el descuartizamiento de la cordillera central. En ambos casos, se asume un costo tan descomunal que la sola mención de los números ofende. Pero ese mismo señor le niega en la práctica el aumento que piden los sindicatos, las medicinas y equipos que requieren los hospitales, el bacheo que exigen las carreteras y mantiene una policía que no es corrupta porque esté tan mal pagada, ciertamente, pero que, a no dudarlo, debería estar mucho mejor pagada para disponer al menos de un asidero en base al cual exigirle mejor comportamiento. Ese señor que dice horrorizarse por las condiciones que encontró en el hospital Darío Contreras, que brinca charcos para hacerle creer a la gente que se conduele de su suerte, ese señor no es mejor que su predecesor, es solamente diferente en el estilo, en el atuendo, en los modales. Es como el otro, con agravantes. Con todo lo malo que esta situación ya es hay, sin embargo, algo todavía peor, más malo.

Peor que todo lo anterior es la tolerancia del cuerpo social. Peor que Danilo, su procurador, su síndico y su ministra de educación, más malo que todos y cada uno de ellos somos nosotros que todavía lo permitimos, que no hemos sido capaces de paralizarles el país de punta a punta y, sin tirar un tiro, de soliviantar cada fibra de lo que queda de este país para ponerle freno a esta canalla.

Malos son los periodistas vendidos, los funcionarios corruptos, los jueces venales, los policías delincuentes, los legisladores mercenarios, los políticos vendidos. Todo eso es malo, pero nosotros, nuestra inacción, nuestra tolerancia, nuestra sumisión, son peores. Toda esta gente abusa de nosotros de múltiples formas porque se lo hemos permitido. Cuando en Brasil millones de personas obligan al gobierno a calificar la corrupción como un delito muy grave, aquí le aceptamos al Lic. Medina y su penosa escogencia de procurador que rehúse investigar los crímenes y delitos que están a la vista de todos.

El Lic. Danilo Medina, no lo dudo, se cree y nos hace creer que es mejor, más honesto, más serio, más trabajador que Leonel pero no hay evidencia que lo apoye. Por ahora Sr. Medina usted es solamente diferente, no mejor. Y en la justificada demonización de Leonel Fernández no debería caer la gente en la inmerecida beatificación de Danilo Medina.

En el naufragio de la nación dominicana, al PLD y gente como Leonel, Danilo y otros se le imputa un delito grave porque ellos tenían la responsabilidad y la obligación jurada de defender y proteger las leyes de la república. En su momento, tendrán que responder por ello como deberán hacerlo, pero de otra manera y ante otras instancias, muchos otros en partidos llamados opositores sin serlo y muchas voces silenciadas por la complicidad o el miedo.
Siga Leyendo...

sábado, 29 de junio de 2013

LAS RAÍCES DE NUESTROS MALES*

UNA DESCRIPCIÓN DE LOS HECHOS CRIMINALES DE NUESTRA AZAROSA VIDA POLÍTICA DESPUÉS DE SER AJUSTICIADO TRUJILLO
Por Diógenes Céspedes
diogenes.cespedes@gmail.com
(para la memoria histórico-política dominicana)


Antecedentes y recapitulación: Ajusticiamiento de Trujillo el 30 de mayo de 1961. De junio a octubre, lucha en contra de los remanentes del trujllismo dirigida por militares a la cabeza del General Pedro Ramón Rodríguez Echavarría, la Unión Cívica Nacional y el 14 de Junio. El 19 de noviembre de 1961, huida de Ramfis Trujillo y Liquidación del Partido Dominicano, reforma constitucional para permitir la formación del Consejo de Estado presidido por Joaquín Balaguer del 1 al 16 de enero de 1962, patrón sugerido por los Estados Unidos al fracasar la toma del poder político por los magnicidas. Cuando los cívicos intentaron sacar a Balaguer del Consejo de Estado, este, combinado con Rodríguez Echavarría, auspició un golpe de Estado el 16 de enero de 1962 y colocó a Huberto Bogaert como presidente de una junta cívico-militar hasta el 18 del mismo mes y año. Una violenta huelga general contribuyó a derrocar en 24 horas a ese gobierno de facto. Bonnelly y los demás consejeros de Estado fueron apresados por las fuerzas militares de Rodríguez Echavarría y llevados a la base aérea de San Isidro.

En esa situación, se produjo un contragolpe militar y el apresamiento de Rodríguez Echavarría por el Teniente Coronel Rafael Tomás Fernández Domínguez y el Mayor Elías Wessin y Wessin, cabecillas, quienes reponen en el poder al Consejo de Estado, presidido esta vez por el vicepresidente Bonnelly y del cual formaban parte los dos magnicidas sobrevivientes, Antonio Imbert Barreras y Luis Amiama Tió. Balaguer se asiló en la Nunciatura y salió el 8 de marzo de 1962 hacia Puerto Rico, en ruta para Nueva York. Posteriormente, Rodríguez Echavarría fue deportado y el Consejo de Estado gobernó con la encomienda de celebrar elecciones libres el 20 de diciembre de 1962, las cuales ganó Juan Bosch, quien fue derrocado por una poderosa conjunción de fuerzas empresariales, militares, eclesiásticas, periodísticas, sindicales y profesionales, pero el político siempre acusó a los Estados Unidos de ser los verdaderos autores del golpe de Estado y esto le sirvió a Bosch para “perdonar” a los dominicanos que fueron utilizados para agitar al país con las manifestaciones de “reafirmación cristiana” a favor del derrocamiento del gobierno constitucional y 20 años más tarde tener a esas mismas fuerzas de aliadas para que el Partido de la Liberación Dominicana, ya sin él al frente de la organización, ganara las elecciones de 1996, 2004, 2008 y 2012.

A la caída de Bosch el 24 de septiembre de 1963, le sucede un Triunvirato presidido por el abogado Emilio de los Santos, uno de los miembros de la Junta Central Electoral que había certificado el triunfo del líder del PRD en las urnas. Debido a las naturales contradicciones entre los miembros del frente oligárquico, recompuesto por los Estados Unidos para evitar una segunda Cuba en América, luego de la matanza de Manolo Tavárez y sus compañeros durante el alzamiento de Las Manaclas en diciembre de 1963, Donald Reid Cabral, Secretario de Relaciones Exteriores de viaje por Israel, es llamado para que asuma la presidencia del Triunvirato, órgano del poder del Estado que gobernaba por decreto y concentraba los poderes ejecutivo, legislativo, judicial, electoral y municipal al ser abolida la Constitución de 1963 por los autores del golpe de Estado en contra de Bosch.

Un año y cuatro meses duró Reid Cabral en el poder (del 28 de diciembre de 1963 al 25 abril de 1965), junto a su compañero de fórmula, Ramón Cáceres Troncoso, ya que del primer Triunvirato renunciaron Emilio de los Santos, el abogado Ramón Tapia Espinal, quien lo hizo el 8 de abril debido a “roces” con el sector militar y luego Manuel Enrique Tavares Espaillat a causa de diferencias entre él y Reid Cabral. El puesto de Tapia Espinal fue llenado por el abogado Ramón Cáceres Troncoso, una figura decorativa que le permitió a Reid Cabral gobernar unipersonalmente. El cargo vacante de Tavares Espaillat nunca fue cubierto, pues a Reid Cabral, con ínfulas de figura autoritaria, no le convenía y prefirió tener de “compañero” al silencioso Cáceres Troncoso. Por esa razón, los dominicanos llamaron a ese gobierno de Reid Cabral, Duunvirato o Gobierno de Dos, el cual vino a dar con sus huesos el 24 de abril de 1965 cuando una poderosa conjunción de civiles y militares derrocó a ese gobierno de facto. Una vez liquidada las fuerzas de San Isidro al mando de Elías Wessin y Wessin y amparado en el acuerdo secreto firmado el 8 de enero de 1962 por el Canciller José Antonio Bonilla Atiles con la aprobación y autorización de Joaquín Balaguer, a la sazón presidente del Consejo de Estado, el coronel Pedro Bartolomé Benoit, subalterno de Wessin, solicitó por escrito el 28 de abril de 1965 la intervención de las fuerzas militares norteamericanas para que vinieran a liquidar la revolución constitucionalista que, dominada supuestamente por los comunistas, amenazaba con instaurar una segunda Cuba en el Caribe.

También con la intervención militar norteamericana se constatará hasta dónde llegó el patriotismo de los golpistas, pues condonaron dicha intervención y se acogieron al apoyo que les brindó el gobierno de los Estados Unidos al llamado Gobierno de Reconstrucción Nacional que presidió Antonio Imbert Barreras y cuya estrategia, ideología y objetivos están documentados por su relacionista público Danilo Brugal Alfau en el libro titulado Tragedia en Santo Domingo (Documentos para la historia). SD: Del Caribe, 1966.

El golpe de Estado de 1963 duró “menos de lo que dura una cucaracha en un gallinero”, como lo profetizó Bosch si se materializaba esa aventura en contra de su gobierno. Y aquí se explica la razón de la firma de tal acuerdo secreto, escasamente conocido por los dominicanos, pues a propósito se publicó en una Gaceta Oficial de escasa circulación y curiosamente lo hizo el Triunvirato para quitarse la presión de los norteamericanos a fin de que se hiciese público, pues este acuerdo secreto era un corolario de otro acuerdo firmado por la dictadura de Trujillo en 1947, conocido como Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR), suscrito en Río de Janeiro, para impedir la expansión del comunismo en las Américas durante el período conocido como la Guerra Fría entre la Unión Soviética y los Estados Unidos y sus aliados, luego de concluida la Segunda Guerra Mundial.

En este contexto, tiene lógica y sentido el tercer artículo del abogado y empresario conservador liberal J. R. Hernández titulado “¡Ténganse miedo, Señores del Poder!”, publicado en el Listín Diario de fecha 10 de octubre de 1963, a menos de un mes del golpe de Estado en contra de Bosch. ¿Qué torbellino tan grande fue el que oyó el oído y vieron los ojos del Dr. Hernández que le permitió profetizar la caída de Rodríguez Echavarría, Balaguer y Bosch? ¿Y la del Triunvirato, cuando nada presagiaba, en el horizonte, que un régimen surgido con un poder tan grande y compacto caería al año y siete meses de instaurado con todo el apoyo del Pentágono, la CIA y el Departamento de Estado de los Estados Unidos?

Nada más puedo explicarlo en razón de la inteligencia y el conocimiento cabal que de la sociedad dominicana y la lucha de sus clases sociales poseía el Dr. Hernández, del mismo modo que los profetas de Israel pudieron diagnosticar el derrumbe, a cada paso, de su nación por parte de la gran conjunción de enemigos que la rodeaban antes de su desaparición como Estado en el 722 antes de Cristo y, su destrucción final por Tito en el año 70 después de Cristo (Manfred Clauss. Israel, historia, sociedad, cultura (Madrid: Acento, 2001).

La premisa mayor de la argumentación del Dr. Hernández es demoledora y valiente, pues solo quienes vivimos ese período sabemos lo arriesgado que resultaba una proposición de ese tipo a menos de un mes del quebrantamiento del orden constitucional:

“¡Ténganse miedo, Señores del Poder! Ustedes saben que un golpe de Estado en sí, es siempre un hecho delictuoso, pues aunque lo alaben no es más ‘que un atropello de la fuerza al derecho’. Ustedes no pueden negar, por más civil y honesto que sea el Triunvirato y su gabinete, que el origen de su mandato es espurio, y emana de las bayonetas. Ustedes saben, a ciencia cierta, que todo el apoyo que han recibido de los partidos que se llaman demócratas, no es más que la acción interesada de su apetencia de gobierno.” (Desfile de coetáneos. SD: Corripio, 1989, 299).

Y a continuación advierte al flamante Triunvirato quiénes le plantarán cara de inmediato: “Lo combatirán siempre los comunistas, porque él representa la reacción derechista. Lo fustigarán los verdaderos demócratas, porque él representa la quiebra de la constitucionalidad. Y también los escasos partidarios del gobierno anterior. En suma, que siempre tendrá sus opositores, como los tienen aun lo que se eligen por mayoría abrumadora de votos. Y estos adversarios, no se podrán acallar manteniendo el país, a lo largo de su provisoria gestión, en perenne estado de sitio.” (Ibíd.).

El Dr. Hernández profetizó, con escasísimo yerro, lo que le esperaba al país con ese gobierno de facto del Triunvirato, pero lo que solicitaba del Poder no era posible, pues la lógica indica que si han derrocado a Juan Bosch es para que no vuelva jamás un régimen de ese tipo: “Tampoco resolverán gran cosa silenciando arbitrariamente dos estaciones de radio, o expulsando del territorio nacional a supuestos líderes del comunismo. Este gobierno, para disminuir un poco la falsedad de su origen, para hacer más benigno el juicio de la Historia, y para que esos manidos argumentos de sus proclamas iniciales, tengan justificación y se lleguen a creer como verdades y no como vanas palabras de los usufructuarios de la acción, debe ser, lo antes posible, un gobierno genuinamente democrático. Un gobierno liberal y civilizado, que permita, dentro de las limitaciones normales, el libre juego de las ideas y la pacífica expresión de las mismas. (Ibíd.) Justamente, por permitir esas libertades han derrocado a Bosch. De modo, pues, que las sugerencias del Dr. Hernández son irredimibles y deben caer en saco roto.

Pero el gran oído previsor o profético del articulista se demuestra en el siguiente fragmento donde, si no se toman en cuenta sus advertencias, habrá guerra civil, es decir, que profetizó la guerra de abril antes de que ocurriera, la vivió antes de que sucediera, aunque él creyera en la ideología que fustigaba en aquel momento: el cuco del peligro comunista o de una segunda Cuba en América, tal como querían los norteamericanos que los latinoamericanos creyeran en esa propaganda que les permitió derrocar, entre 1961 y 1983, a los gobiernos democráticamente elegidos por el pueblo de El Salvador (enero/1961), Ecuador (julio/1963), República Dominicana (septiembre/1963), Honduras (octubre/1963), Brasil (1964), Bolivia (noviembre/1964), Guatemala (1965), Uruguay (1968 y 1973, Chile (septiembre/1973), Argentina (1976), Nicaragua (1981-1991), Panamá (1982) y Granada (1983). Sin contar que al existir dictaduras de derecha enemigas del comunismo, ya la CIA no tenía que dar golpes de Estado en Haití (con los Duvalier de 1957 a 1987), con Stroessner en Paraguay (desde 1954), Los Somoza en Nicaragua (desde 1935), en Venezuela con Pérez Jiménez (desde 1946 hasta 1958), en México (con una dictadura de partido único del PRI desde 1912) y en Cuba con Batista (desde 1952 a 1959).

Pero este caso de Cuba es excepcional por lo aleccionador. En enero de 1959 Fidel Castro tomó, mediante una revolución, el poder en Cuba y en 1961, declaró como comunista su revolución y nacionalizó todos los bienes de propiedad norteamericana. Los Estados Unidos respondieron con un bloqueo que ya dura más de 50 años y en el ínterin trataron de derrocar a Castro con una invasión de cubanos exiliados. Pero fracasaron. Aunque ya el comunismo desapareció, y con él la Guerra Fría, e impera en el mundo el neoliberalismo, el bloqueo se mantiene y también las relaciones diplomáticas cortadas. La potencia mundial no le da tregua a los Castro por una simple razón: un imperio mundial no puede permitir que un país tan pequeño al que antes controlaba, se le zafe, y que además tenga la osadía de nacionalizar las propiedades norteamericanas y menos que se declare comunista, pues esto significa abolir la primera ley y piedra angular del capitalismo: el sagrado principio de la propiedad privada.

La revolución cubana es un mal ejemplo para cualquier otro país que quiera hacer lo mismo, por lo cual esa conducta de los Castro debe ser castigada hasta verles sucumbir algún día, no importa cuántos presidentes norteamericanos tengan que pasar por la Casa Blanca. Incluso cuando los Castro, por edad, desaparezcan del escenario político de Cuba, ese bloqueo se mantendrá, salvo que Cuba vuelva al capitalismo, se humille y pague en dólares a los nietos y tataranietos de los dueños, ya muertos, de las propiedades nacionalizadas por la revolución cubana. Algunos organismos internacionales como la ONU han declarado ilegal el bloqueo, otros piden el restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre los dos países, puesto que los Estados Unidos mantuvieron, y mantienen todavía, relaciones, diplomáticas con naciones comunistas. Pero pocos analizan la obstinación norteamericana desde el punto de vista del orgullo imperial y, por encima de todo, de la base que sostiene ese imperio y a los demás países capitalistas del mundo: el inviolable principio de la propiedad privada. Los países comunistas con los que los Estados Unidos mantienen relaciones diplomáticas no les han nacionalizado propiedades a sus empresarios. Cuba sí, y sin indemnizarles.

He aquí la profecía del Dr. Hernández acerca de lo que le ocurrirá al Triunvirato: “¡Ténganse miedo, Señores del Poder! Si ustedes dan mano suelta a esas mismas fuerzas de represión, los salpiques de sangre y lodo mancharán sus blancas vestiduras y el solio que honran sus personas. Y entonces nunca, ¡sí que no habrá elecciones ni democracia nunca más! Entonces sí que habrá sangre y guerra civil; entonces sí que habrá hermanos contra hermanos. Y caerá sobre sus hombros esa terrible responsabilidad; y caerá también sobre los líderes militares y sobre los jefes de los partidos que se llaman demócratas, que les han dado su apoyo, la culpa del asesinato de la libertad; la culpa de la ruina de la nación… ¡Ténganse miedo, Señores del Poder, para que Dios los libre de este anatema!” (ob. cit., 201).

Previó también el articulista lo que haría el Triunvirato de tres, y luego de dos, en contra de los reclamos de libertad de expresión del pensamiento, de las ideas, de la libre asociación sindical, de la libertad de prensa. El Dr. Hernández profetizó el desbocamiento que se produjo en los sectores militaristas y que nadie pudo medir ni controlar debido a las apetencias de Reid Cabral de perpetuarse en el poder y celebrar elecciones en septiembre de 1965 que le legitimaran en el mando: “Porque si esas fuerzas se desbocan, los sectores conservadores, los empresariales, en fin, el pueblo entero, no les darán el apoyo de su trabajo redentor, que tanto necesita el país para reestructurarse. ¡Si esas fuerzas se desbocan, se volverán contra ustedes mismos!... Y entonces los hermanos de América nos negarán su ayuda y su reconocimiento. Y esas fuerzas, ya incontrolables, los hundirán a ustedes también y hundirán al país en la ignominia de los regímenes de facto, que se desplazan uno al otro, por la Ley de la selva.” (Ibíd.).

En efecto, la revuelta de abril y sus consecuencias sepultaron para siempre a los políticos y militares golpistas y a los partidos que apoyaron el golpe de Estado en contra de Bosch, aunque después se reciclaran con Balaguer, a quien odiaron a muerte cuando la lucha de Unión Cívica Nacional. Pero aunque reciclados, ya la situación para ellos no volvió a ser la misma, perdido el crédito moral para siempre.

Y finaliza el artículo del Dr. Hernández con un llamado, ante el hecho cumplido del golpe de Estado que no puede revertir, y analícese su escrito en el contexto de un hombre liberal en el sentido de la Ilustración, es decir, apegado a los principios constitucionales y a las libertades públicas, pero cuyo entorno social y de relaciones estaba formado en la mayoría de los casos por sujetos que desde la Confederación Patronal, la Iglesia católica y el recién fundado Consejo Nacional de Hombres de Empresas dirigieron todos sus esfuerzos a lograr el derrocamiento del orden constitucional presidido por Juan Bosch. Solo hay que estudiar el perfil de los coetáneos del Dr. Hernández a quienes dedica artículos admirativos: José Andrés Aybar Castellanos, Rafael Marcial Silva, Horacio Álvarez Saviñón y los jerarcas de la Iglesia, la cual contribuyó denodadamente al derrocamiento de Bosch, así como el Dr. José Ernesto García Aybar, primer presidente del Consejo Nacional de Hombres de Empresas.

Ese mismo Dr. García Aybar tuvo el desplante de confesarle al historiador Frank Moya Pons que la referida organización empresarial fue creada para derrocar a Bosch. (Véase el libro de Moya Pons. Empresarios en conflicto. Políticas de industrialización y sustitución de importaciones en la República Dominicana. Santo Domingo, 1992, p. 98). Y lo peor de todo ha sido que los golpistas que derrocaron el orden constitucional nunca se arrepintieron de su acción criminal, sino que la estimaron siempre como una acción heroica y patriótica premiada por Balaguer y por los gobiernos del PRD y del PLD al designar con sus nombres calles que honran a esos golpistas. El golpe contra Bosch simbolizó la última aventura conchoprimesca del frente oligárquico dominicano.

He aquí el epílogo admonitorio: “¡Ténganse miedo, Señores del Poder! Que aquí necesitamos amor, comprensión y tolerancia, más que coerción y atropellos de los legítimos derechos del ciudadano. Que florezcan las libertades públicas, que se cree el clima propicio a la justicia social, a la elevación de los niveles de vida del pueblo, más que paz de cementerio, que viene de palo; y más que tranquilidad de tumba, que viene de tranca. ¡Ténganse miedo, Señores del Poder!” (Ibíd.).

Justamente, los Señores del Poder fueron sorprendidos el sábado 24 de abril de 1965, a las 13h30, cuando José Francisco Peña Gómez anunció por Tribuna Democrática el estallido de una insurrección cívico-militar en contra del Triunvirato y llamó al pueblo dominicano a manifestarse en las calles en apoyo de la vuelta a la constitucionalidad sin elecciones y a la reposición en el poder del derrocado presidente Juan Bosch. En la noche, por la radiotelevisión estatal, los militares constitucionalistas mostraron a un Donald Reid Cabral y un Ramón Cáceres Troncoso cabizbajos y alicaídos, presos, por haber derrocado el gobierno constitucional elegido libremente por el pueblo el 20 de diciembre de 1962. ¡Y tuvieron suerte estos oligarcas de que los Estados Unidos vinieran en su ayuda!

La sangrienta guerra civil que se desató a partir de aquel día, y hasta el 3 de septiembre de 1965, incluyó la intervención militar norteamericana el 28 de abril de ese año, en cumplimiento del famoso acuerdo secreto firmado el 8 de marzo de 1962 por el Canciller Bonilla Atiles, autorizado por el Consejo de Estado, y que ahora afloraba claramente para qué fue suscrito: para salvar de la muerte política segura al frente oligárquico dominicano. El Dr. Hernández profetizó la guerra civil y su profecía se cumplió, pero no pudo profetizar la intervención militar norteamericana, quizá porque la primera caída del gobierno de El Salvador en 1961 y el golpe contra Ramón Villeda Morales en Honduras, antes del derrocamiento de Bosch, le impidió ver el efecto dominó que tendría la estrategia norteamericana de evitar el surgimiento de “una segunda Cuba en América”, pretexto y cuco con los cuales los Estados Unidos aterrorizaron a las democracias latinoamericanas.

Y secuela de aquella intervención militar fue la colocación por Lyndon Johnson de Joaquín Balaguer en el poder a partir de junio de 1966 hasta agosto de 1978 para que a nadie le pasara por la cabeza la idea de volver a hablar de Juan Bosch en la Presidencia de la República Dominicana y menos de Peña Gómez como candidato algún día. Volvieron, sí, al poder, entre 1978 y1986 y en 2000, sus discípulos del Partido Revolucionario Dominicano, ya aseptizados; y en 1996, 2004, 2008 y 2012, sus todavía más aseptizados discípulos del Partido de la Liberación Dominicana, pero solamente una vez liquidados por la edad los liderazgos de Balaguer y Bosch, y Peña Gómez por el cáncer, y una vez constatada la corrupción salvaje de los líderes altos, medios y bajos de los partidos del sistema y la aplicación eficaz de las píldoras de Lilís a un pueblo que desde la colonización española solo ha vivido del clientelismo y el patrimonialismo.

(*) Publicado en Areíto del 22 de junio de 2013 y reproducido en Opiniones de acento.com.do
Siga Leyendo...

sábado, 22 de junio de 2013

TURBA DE "PROFESIONALES"

¿ABOGADOS O MARRANOS ENTOGADOS? CON PERDÓN DE LOS CERDOS
¡Qué feos y ridículos siguen luciendo los abogados defensores de Leonel Fernández! El que tiene la verdad en sus manos, no ofende. Ayer, un grupo de “MARRANOS CON TOGA Y BIRRETES”, que se dicen ser abogados, porque llenaron un pensum universitario que ni siquiera leyeron, pero que estamos seguros que no conocen nada de leyes, abuchearon al doctor Guillermo Moreno.

El doctor Guillermo Moreno solo ejerce un derecho que le asiste como ciudadano y eso hay que respetarlo.

Nos gustaría saber si ese grupo de supuestos abogados, conocen a Montesquieu y su obra cumbre Del Espíritu de las leyes, o en su defecto, si conocen a JJ. Rousseau y El Contrato Social, obras en las que estos dos grandes conocedores de la leyes, explican los derechos ciudadanos.

Tomado de AlcarrizosDigital.net
Siga Leyendo...

FLORÁNGEL VÁSQUEZ HERNÁNDEZ, CANDIDATA POR SÁNCHEZ RAMÍREZ A MISS REPÚBLICA DOMINICANA 2013.

Florángel Vásquez Hernández, la candidata que representa la provincia Sánchez Ramírez en el concurso de belleza Miss República Dominicana 2013, nació el 11 de Junio del 1994 en Santo Domingo, es hija de los Comederenses Franklyn Antonio Vásquez y Ana Jacqueline Hernández.

Sus estudios primarios y secundarios los realizó en el Colegio Parroquial San Antonio de Padua. Actualmente cursa el segundo cuatrimestre de la carrera de Comunicación Social en la Universidad Tecnológica de Santiago (UTESA).

Sus metas son convertirse en Reina de Belleza, luego en una modelo internacional y ser presentadora de la televisión. Se define como una mujer auténtica, emprendedora e inteligente.

Se refleja en 5 años como una mujer profesional, realizada, con una vida plena.

Estoy en el Miss República Dominicana porque sé que es y será mi plataforma para poder realizarme como persona y como mujer dominicana; es una oportunidad que la considero única, ya que aprenderé y me nutriré de cosas positivas que estarán conmigo en mi día a día.

Convertirme en reina de belleza ha sido mi sueño desde que era una niña.

Mi objetivo es que la corona sea para mi provincia Sánchez Ramírez y la representaré de la mejor forma para poner mi pueblo y mi país en alto en el Miss República Dominicana Universo 2013.

Soy católica y creyente ciegamente en Dios; amo a mi familia sobre todo a mis padres por la crianza que me han dado.

Mis pasatiempos favoritos son compartir al máximo con mi familia, ir al cine con mis amigas, el shopping me encanta, como a toda mujer; estudiar, me gusta ir a las playas y ríos de mi hermoso país.

Amo mi provincia porque en ella encuentras las mejores personas, laboriosa, nobles, serviciales y hospitalarias.

Desde mi percepción entiendo que las reinas de belleza no conlleva en ser bella y ser alta, es tener personalidad, ser uno mismo, conocer nuestras virtudes y defectos, buscar la excelencia no la perfección, sacar la belleza del interior, la inteligencia y la autenticidad.

Radhamés Péres Reyes
Siga Leyendo...

viernes, 21 de junio de 2013

¡QUÉ PENA DA ESTA JAURÍA! ¿PODRÍAN REBAJARSE UN POQUITO MÁS? ¿DÓNDE ESTÁ LA DIGNIDAD?

EN PLENO PALACIO DE JUSTICIA, ABOGADOS LOENELISTAS INSULTAN Y ACOSAN A GUILLERMO
Por Linabel Aybar Rivas
Acento.com.do


Los insultos son las razones de los que no tienen razón.

A su salida del Palacio de Justicia, el presidente del movimiento Alianza País expresó “ellos son la mejor evidencia de que Leonel Fernández y su gobierno fueron corruptos y que tienen que venir al Palacio de Justicia a intimidar y a presionar porque no tienen argumentos”.

SANTO DOMINGO, República Dominicana.-La seguridad del Palacio de Justicia de Ciudad Nueva tuvo que escoltar y proteger este viernes al dirigente político Guillermo Moreno después que se le abalanzaron cientos de abogados leonelistas vociferando “¡ruge, ruge, el león!”, interrumpiendo las declaraciones que daba a los periodistas.

Guillermo Moreno es repudiado por los leonelistas porque sometió una querella por corrupción y lavado de activos contra Leonel Fernández y su ONG, Fundación Global, Democracia y Desarrollo (FUNGLODE).

Al hablar con los periodistas, Moreno no se escuchaba por los abucheos que exclamaban los abogados de la contraparte como “inmoral, ingrato, bu y desmemoriado”, entre otros insultos.

A su salida del Palacio de Justicia, el presidente del movimiento Alianza País expresó “ellos son la mejor evidencia de que Leonel Fernández y su gobierno fueron corruptos y que tienen que venir al Palacio de Justicia a intimidar y a presionar porque no tienen argumentos”.

Moreno dijo que no tiene miedo a la “turba” que acudió al Palacio de Justicia a intimidarlo y que ratifica su posición de Fernández es un corrupto y que se deben investigar sus socios corporativos para que se acabe la impunidad en el país.

"Nosotros venimos solos y no le tememos a su tuba y a su poder, por eso ratificamos nuestro pedimento, justicia que se investigue a Leonel Fernández por corruptos y sus socios corporativos, que se acabe con la impunidad en el país", sostuvo.

La defensa

El abogado titular de Fernández y ex procurador de la República, Radhamés Jiménez Peña, dijo a Moreno que es un vago y una persona sin oficio.

Asimismo, ratificó su posición de que la querella que interpuso Moreno contra Fernández es absurda y perversa y lo que busca es espacio en los medios de comunicación.

“El único propósito que busca el patrocinador de esta querella absurda y perversa es busca espacio en los medios de comunicación, porque es un individuo que no se le ha conocido ningún oficio, que no sea la vagancia”, explicó Jiménez Peña.

La audiencia fue suspendida para el próximo viernes 28 de junio a las 9:00 de la mañana porque no había energía eléctrica y en la sala no había condiciones para conocer el proceso.

Moreno acusa a Fernández de lavado de activos y corrupción como ex funcionario público a través de la Fundación Global Democracia y Desarrollo (FUNGLODE).

La defensa del líder político del Partido de la Liberación Dominicana (PLD) ha dicho públicamente que Moreno sólo busca ganar adeptos, publicidad y atentar contra la valoración política del ex presiente de la República.
Siga Leyendo...

miércoles, 19 de junio de 2013

DISECCIÓN

20 MILLONES, Y MÁS
Por Rosario Espinal
rosares@hotmail.com


No es el premio mayor de la lotería nacional ni de otra de las tantas apuesta que se realizan en miles de bancas instaladas por toda la geografía para promover la vagancia nacional. 20 millones es aproximadamente la población conjunta de República Dominicana y Haití, dos pequeños países que ocupan una isla de sólo unos 75 mil kilómetros cuadrados, la mitad desforestada y súper-poblada.

De un lado no se vislumbra desarrollo por más ilusiones que se abriguen. Pugnas entre grupos y jefecitos, dictaduras, ocupaciones extranjeras, extenso analfabetismo y pobreza han impedido el despegue de Haití para trillar mejor sendero. Si hay buen arte, lo borró la pobreza; si hay orgullo nacional, lo borró el éxodo; y la propia naturaleza se encargó de remover hasta las raíces con un terremoto que echó abajo mucho de lo que se sostenía. El veredicto de sus propios pobladores es claro, la mayoría quiere irse.

En el Informe de Desarrollo Humano 2012, Haití ocupó el lugar 161 entre 186 países del mundo, y el último lugar entre los países de América Latina y el Caribe; y en la clasificación de desarrollo, Haití es el único país de la región que se coloca en el nivel bajo. Su índice de desarrollo humano en una escala de 0 a 1, medido en términos de expectativa de vida, escolaridad, e ingreso per cápita es 0.456; y el índice de desarrollo humano ajustado por desigualdad es 0.273. Esto significa que en Haití hay bajo nivel de desarrollo humano en general, pero además, muy pocos acceden al bienestar por la desigualdad.

Del otro lado de la isla domina la apariencia de progreso, que es real cuando se compara con el vecino país. La infraestructura vial, los cascos urbanos de confort y los gobiernos estables, adornan la idea de prosperidad dominicana. El país ocupa la posición 96 en desarrollo humano en la categoría media, pero 12 países de los 20 de América Latina, ocupan mejor posición. El índice de desarrollo humano es 0.702, pero cuando se ajusta por desigualdad sólo alcanza 0.51. Mejor que Haití, pero no halagüeño porque el crecimiento económico de medio siglo no ha reducido significativamente la desigualdad.

Muchos dominicanos marcharon al exterior porque los salarios locales no alcanzan para escalar las capas medias. Trabajan en fábricas, servicios básicos, pequeños negocios, prostitución, y unos pocos ocupan mejor posición. Por allá concretizan parcialmente sus sueños y se empeñan en enviar remesas a sus familiares.

Cuando sumamos los dominicanos y haitianos que emigraron a terceros países, la prole de estas dos naciones sobrepasa los 20 millones.

Si República Dominicana y Haití fueran sociedades prósperas, con buenos gobiernos, con una clase empresarial sólida y emprendedora, y creadora de empleos con buenos salarios, los 20 millones no constituirían un gran desafío; pero no es así. En Haití no se vislumbra asidero económico ni político, y en República Dominicana, a pesar del crecimiento y la estabilidad, hay muchas carencias y desafíos.

La clase política dominicana es irreverentemente corrupta, y esto marca la sociedad, no a la inversa. La élite económica es partícipe de los beneficios ilícitos y aprueba la corrupción que imposibilita la racionalidad pública. El pueblo imita o se irrita. El clientelismo acompaña la corrupción y la hace potable a un amplio segmento de la sociedad. La criminalidad es efecto de la corrupción, la pobreza y la desigualdad.

20 millones de habitantes es mucha gente para esta pequeña isla, pobre y desforestada. Tanto incremento poblacional obstaculizará siempre el bienestar. Tanta migración haitiana indocumentada a República Dominicana es una gran irresponsabilidad gubernamental de repercusión social.

Artículo publicado en el periódico HOY
Siga Leyendo...

EL DIARIO DE LA CIGUAPA

ORACIÓN POR EL CARDENAL LÓPEZ RODRÍGUEZ
Por Sara Pérez


Querid@ Dios/a:

No sé si esta plegaria llegará hasta ti, o si será interceptada por tus secuestradores, que gastando tanto celo en el oficio de representarte -tengo entendido que sin tu anuencia- han llegado a creerse que ellos son tú.

Confunde a esos impostores que son los que han armado una conspiración terrible contra el más amable, modesto y piadoso de tus hijos, Su Eminencia, Jesús de Nicolás Cardenal López Rodríguez, quien según él mismo ha denunciado, hoy padece las mismas penurias y persecuciones que sufrió Cristo.

Seguro que los entuertos se han desencadenado por la envidia de unos Caín, a quienes al parecer irrita la abundancia y calidad de las devociones y sacrificios presentados por este santo varón ante ti y que, según críticas infundadas, pueden trastocarse con las ofrendas que él se ha hecho presentar ante sí mismo.

Pon un poco de humildad y de tolerancia y comprensión a los derechos de otr@s, donde solo crecen los cadillos de la prepotencia, en particular, entre la prepotencia que no es solo un defecto personal, sino que incide en las políticas públicas y agrede a un país y al mundo.

Embota los colmillos del lobo y concédeles algunas neuronas a las ovejas, para que tengan la sabiduría de sacudirse las pulgas.

Permite que a la pócima mágica medieval se le agregue alguna dosis de raciocinio.

Otorga el discernimiento para que quienes te atribuyen la hechura de las personas, perciban el cerebro como uno de los regalos tuyos y acaben considerando su desprecio y falta de uso, como una ofensa contra ti.

Convierte en perfume al zorrillo y transforma el hacha el flor, dejando con la cara larga al verdugo, o mejor aún, asciende al verdugo a arco iris o a mariposa. Dulcifica el martillo. Préstale un par de alas al cerdo.

Sé generoso y dale pies a quien solo quiere muchos zapatos. Añádele una cabeza a quien solo desea tener sombreros. Dale un camino a quien solo tiene una colección de carros. Anéxale la pezuña de un buey, a quien quiera que su anillo le pese a otr@s, como un bló de cemento atado al cuello.

Dale hijos a quien solo tiene ahijados. Desnuda a quien esconde violadores de niños debajo de los faldones de su disfraz.
Dale el gusto por los amantes voluntarios y adultos a los pedófilos. Concédeles la gracia de gozar del amor, a quienes solo gozan cuando abusan.

Dales derechos y constitucionalidad a quienes han impuesto los privilegios, los prejuicios y la inconstitucionalidad.
Proporciónale un gobierno honrado a quien le es indispensable uno corrupto. Dale políticos íntegros a quien se codea, asocia y encompincha con los grandes rateros del gobierno y del sector privado.

Dale lucidez a quien puede identificar a los delincuentes bebés de dos años de edad, pero no a los delincuentes allegados (si es que no se trata de sí mismo) adultos, de 50, 60 años y más, ni siquiera cuando sobre estos hay condenas judiciales -condescendientes- que los identifican como tales.

Abre los ojos de quien aplaude los asesinatos de la policía contra supuestos delincuentes de orilla y ha impuesto la prohibición absoluta del aborto, incluyendo el terapéutico; pero es un cómplice de los delincuentes de la cúspide que amenazan la vida, promoviendo la miseria, la violencia, la inseguridad y las muertes por desnutrición y enfermedades.

Ablanda el corazón de los racistas fascistoides y de quienes ven a las mujeres como una granja de gallinas ponedoras, que no tienen derecho a decidir sobre cómo administrar los cartones de huevos.

Dale un hogar a quien solo tiene un palacio. Permite que tenga con qué pagar legítimamente su palacio, quien se lo hizo tributar y reconstruir gratis, sobrevalorándolo y asignando contratas a un familiar cercano, incurriendo en nepotismo, para depredar por partida múltiple.

Recuérdales que Jesús viajaba en burro (cuando ya había literas cargadas por esclavos) a los opulentos sacerdotes del Sanedrín de manos enjoyadas y egos elefantiásicos; que se creen que otr@s no tienen derecho a presentar perspectivas diferentes a las de ellos, que son las probadamente fracasadas.

Dales hambre y sed de justicia a quienes solo tienen hambre de poder y de obras y contratas gubernamentales sobrevaluadas.

Dales hambre y sed de justicia a quienes mantienen una iglesia con bienes del Estado e inciden en éste -en sus negocios y en sus políticas públicas- injusta, ilegal e inconstitucionalmente.

Rescata al cardenal Jesús de Nicolás López Rodríguez de entre las trampas e intrigas de sus enemigos -por los que tiene la condescendencia de orar- para que con su preclaro juicio y su reconocido tino para estar como siempre al lado de las mejores causas, vuelva a tener tiempo disponible para desenmascarar y confrontar a los fariseos con las conductas descritas en esta plegaria.

Por la salud de nuestro amado cardenal.

Amén.
Siga Leyendo...

martes, 18 de junio de 2013

DENUNCIA PLAN PARA ASESINAR AL DIRECTOR DEL PERIÓDICO ACENTO FAUSTO ROSARIO

Santo Domingo, R.D.-El destacado comunicador Salvador Holguín denunció ayer que se reunieron dos generales de la Policía Nacional con tres reconocidos abogados de la Republica Dominicana con el propósito de planificar la desaparición física del prestigioso periodista Fausto Rosario Adames, director del periódico Acento.com.

Según la información revelada por el comunicador en su programa “Hilando Fino”, que se transmite por Supercanal, establece con exactitud que en la reunión sostenida para atentar contra la vida de Fausto Rosario uno de los generales dijo, “eso lo resuelvo yo porque el me la debe”, estableciendo que en publicaciones anteriores el referido periodista habría afectado los intereses de ese alto oficial de la Policía Nacional.

Holguín hizo un llamado al presidente Danilo Medina y al Ministro de las Fuerzas Armadas almirante Sigfrido Pared Pérez, para que le brinden toda la protección necesaria a Rosario Adames y así evitar que se pueda materializar “tan descabellada trama, que lo único que busca es desestabilizar el clima democrático y el respeto a la libertad de expresión que se vive en el país”.

Refirió que “llama mucho la atención que el pasado viernes el periodista Fausto Rosario Adames pusiera en circulación la segunda edición del libro “El Reinado de Vincho Castillo: Droga y Política en la Republica Dominicana” y que esto coincidiera con el presunto plan para ejecutar al director del periódico Acento, por lo que instó al destacado jurista y Director General de Ética e Integridad Gubernamental, Marino Vinicio Castillo, para que también investigue ya que de materializarse la ejecución contra este ciudadano se le podría vincular con el hecho”.
Siga Leyendo...

domingo, 16 de junio de 2013

FRANKLIN FRANCO, UN SER EXCEPCIONAL

Por Amanda Castillo

El sábado se llenó de gris con la partida de Franklin Franco.

A quienes tuvimos la oportunidad de conocerle de cerca, junto a su familia, nos resulta doloroso aceptar que este ser de excepcionales condiciones humanas y sobrada brillantez intelectual nos haya abandonado para siempre.

Es como si nos dejara casi en la orfandad, en momentos en que el país necesita de hombres capaces de entender que vivir tiene un propósito, otro por encima de estas pequeñeces que nos arropan y estas mezquindades que destilamos, que suelen alejarnos de la reflexión del vivir para qué y por qué.

Algo que Franklin Franco parece haber tenido claro toda su vida, mientras se fraguaba dentro de la lucha por sus ideales políticos, que mantuvo frescos hasta el final.

Su vida está ahí, cual legado a las generaciones futuras, dejándonos una estela de coherencia, seriedad y sencillez para recordarle abuelo, padre, esposo, amigo, pero sobre todo por su trayectoria como intelectual y académico comprometido.

Como lo demuestra su productividad al servicio de su pueblo y de una sociedad que se viene despoblando de hombres de valía.

Extrañaremos a Franklin Franco, por su seriedad, por sus frases cortas plenas de simbologías que remiten a solidaridad y respeto por el otro, pero sobre todo por la dimensión humanística que lo vistió de luz durante su vida.

acento.com.do
Siga Leyendo...

sábado, 15 de junio de 2013

EL REINADO DE VINCHO CASTILLO, DROGA Y POLÍTICA EN REPÚBLICA DOMINICANA

Aileen Said Ceballos
Acento.com.do


Marino (Vincho) Castillo puesto al desnudo en su reino del miedo

El escritor no se considera un hombre valiente ni guapo, al enfrentar de manera crítica la vida del personaje, pero busca, según sus declaraciones, estimular al empoderamiento de la sociedad ante los hechos represivos y sin honor

SANTO DOMINGO, República Dominicana.- “Un día como hoy, 14 de junio pero del año 1959 mientras los patriotas que desembarcaban por Constanza, Maimón y Estero Hondo eran acribillados o torturados, el hoy protagonista de la lucha contra las drogas era un funcionario de la Era de Trujillo”.

De esta manera hizo referencia el periodista Fausto Rosario Adames a las responsabilidades históricas y a los cargos desempeñados por el abogado Marino Vinicio Castillo (Vincho), a quien estudia y describe en su libro “El Reinado de Vincho Castillo Droga y Política en República Dominicana”, cuyas segunda y tercera ediciones fueron puestas en circulación la noche de este viernes en un acto celebrado en la Biblioteca Pedro Mir, de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD).

El autor plantea en su libro la tesis de que el país ha fracasado en su lucha contra el narcotráfico, en primera instancia, por haber puesto a cargo de la política contra el narcotráfico a una persona que ha hecho un uso político partidista de este importante problema, utilizándolo como arma contra todo el que no asienta con sus ideas y no esté conteste con sus propósitos.

Un personaje, además, con antecedentes que lo comprometen con hechos dolorosos y vergonzantes, como los que sufrió el pueblo dominicano durante la dictadura de Trujillo, a la cual sirvió Vincho Castillo. Y es a ese mismo hombre público que se le ha confiado la lucha contra la corrupción y el cuidado de la ética y la integridad de la administración pública.

Todo está narrado en detalles en la obra de Rosario Adames, autor que pone en entredicho las hazañas y los resultados de este político frente al Consejo Nacional de Drogas, en una lucha “tan delicada que necesitaba tanta concertación social y situarse bien lejos del afán de los partidos políticos, y esa lucha se frustró al ponerla en manos de un hombre peculiar, sofista, embaucador, obcecado, político decimonónico que enviste sin piedad contra sus adversario sean quienes sean, aunque pregona que su lucha es solamente contra el narcotráfico".

Al enfrentar de manera crítica la vida del personaje, hombre de poder a quien muchos y muchas le temen, el autor no se considera un hombre valiente ni "guapo", pero busca, según sus declaraciones, estimular al empoderamiento de la sociedad ante los unos hechos que deben conocer en profundidad y con objetividad el pueblo dominicano.

Por lo que afirma, que el único miedo que debe tener la sociedad dominicana es al silencio de la sociedad.
Para el autor las políticas anti drogas y el político encargado de combatir el narcotráfico en el país no han sido lo suficientemente éticos para librar esta lucha contra este tipo de crimen organizado.

Considera que el funcionario Vincho Castillo, hombre de larga data en el poder, desde la dictadura de Trujillo, debe explicaciones y un mea culpa al pueblo dominicano, pero no se ha molestado en hacerlo. “Nunca ha pedido perdón por sus acciones durante la dictadura de Rafael Leónidas Trujillo, ni la tiranía de Joaquín Balaguer”, dice Rosario Adames.

El periodista contó que el inicio de este libro surgió como una investigación periodística desarrollada en el medio en que laboraba para la época, sin embargo al entregar el resultado de la investigación al director, éste prefirió reservarse el derecho de publicación, lo que dio más fuerzas y valentía al autor para ampliar la investigación y convertirla en un libro.

Afirmó que para la primera puesta en circulación y con el entusiasmo que caracteriza un hecho como este, solicitó en los principales espacios de libros de actividad de entonces y las gestiones fueron infructíferas, tuvo que presentar la publicación en el hotel V Centenario.

En esta ocasión no fue diferente. Incluso una institución del pueblo dominicano, como la Biblioteca Nacional Pedro Henríquez Ureña, le fue negada para la puesta en circulación, después que en principio su director, Diómedes Núñez Polanco, le había dado su palabra de que podía utilizar los salones de la institución para presentar el libro.

La presentación de Andrés L. Mateo

La presentación del libro estuvo a cargo del escritor Andrés L. Mateo, quien calificó la obra como “valiente”, al mismo tiempo que lamentó que en República Dominicana no se escriban más libros de esta naturaleza, de análisis socio-político.

Mateo entiende que a Vincho Castillo todos le temen, por su manera de accionar y su larga historia. “El miedo, por lo tanto, es el arma fundamental de su tortuoso poder”, expresó.

El escritor a cargo de la presentación del libro, también recordó los cargos del personaje central de la obra en épocas de dictadura y represión.

La obra catalogada como un recuento por la vida del hoy presidente de la Comisión Nacional de Ética y Combate a la Corrupción (CNECC), Marino Vinicio Castillo y sus políticas de terror y miedo, fue publicado por primera vez en mayo de 1998.
Siga Leyendo...

viernes, 14 de junio de 2013

HOY SE HONRA LA HAZAÑA DE LA RAZA INMORTAL, HÉROES DE CONSTANZA, MAIMÓN Y ESTERO HONDO

Dominicanos, con la solidaridad de cubanos, norteamericanos, venezolanos, puertorriqueños y españoles y guatemaltecos ofrendaron sus vidas por la libertad del pueblo dominicano

SANTO DOMINGO, República Dominicana.-Hoy se conmemora el 54 aniversario de la gesta patriótica de Constanza, Maimón y Estero Hondo, del 14 de junio de 1959, cuando patriotas dominicanos, con la solidaridad de varios norteamericanos, cubanos, puertorriqueños, venezolanos, españoles y guatemaltecos, entraron a la República Dominicana decididos a liberar al pueblo de la dictadura trujillista que gobernaba desde el año 1930.

La expedición de Constanza, Maimón y Estero Hondo, 14 de Junio de 1959

Esta expedición estaba programada para llegar por aire y mar a suelo dominicano el 14 de junio. Sin embargo, las dos embarcaciones facilitadas por los cubanos llegaron a la costa norte seis días después, debido a un sabotaje y al mal tiempo.

El desembarco aéreo ocurrió el domingo 14 de junio, con 54 expedicionarios a bordo del avión C-46 Curtiss, en el aeropuerto militar de Constanza. La ruta de incursión aérea fue dirigida por Juan de Dios Ventura Simó y la expedición comandada por Enrique Jimenes Moya. El avión, adquirido en Miami utilizando parte de los 250,000 dólares donados por los venezolanos, fue camuflado con las insignias de la Aviación Militar Dominicana y regresó a Cuba, piloteado por el venezolano Julio César Rodríguez y el co-piloto cubano Orestes Acosta.

El desembarco aéreo, en sentido general, fue exitoso y sin bajas, logrando los expedicionarios desplazarse hacia las montañas en dos grupos, uno dirigido por Enrique Jimenes Moya con 33 hombres, que avanzó hacia Tireo, mientras que los otros 20 expedicionarios, avanzaron hacia las montañas de El Botao, bajo la dirección del comandante cubano Delio Gómez Ochoa.

El régimen desplegó unos 3,000 soldados, desplazando camiones y aviones, a los que se sumaron los grupos de campesinos y civiles. El 15 de junio temprano los cielos de Constanza se vieron ennegrecidos por los bombardeos de la Aviación Militar Dominicana. Mientras se internaban en las montañas, uno de los expedicionarios perdió la mochila que contenía los planos de los desembarcos marítimos. Esto constituyó un revés, al revelar los planes precisos de los desembarcos marítimos no realizados aún.

El 20 de junio, la lancha Carmen Elsa desembarcó por Maimón, con 96 expedicionarios, comandada por José Horacio Rodríguez y finalmente capitaneada por José Messón. A su vez, la Tínima desembarcó en Estero Hondo con unos 48 expedicionarios, comandada por José Antonio Campos Navarro.

Los desembarcos fueron combatidos por el Ejército y la Aviación Militar, con el despliegue de otros 3,000 soldados. Los expedicionarios de Maimón y Estero Hondo fueron duramente atacados por la Marina, con la presencia de un guardacostas, una corbeta de guerra y un barco destructor, además de bombardeos por la Aviación Militar Dominicana.

La menor parte de los expedicionarios de ambos frentes cayeron en combate. La mayoría fueron hechos prisioneros por militares y civiles, algunos asesinados de inmediato o enviados a la Base Aérea de San Isidro, donde finalmente eran interrogados, torturados y fusilados.

De los 196 expedicionarios sólo sobrevivieron 6; dos cubanos: Delio Gómez Ochoa y Pablito Mirabal, y cuatro dominicanos: Gonzalo Almonte Pacheco, Francisco Medardo, Mayobanex Vargas y Poncio Pou Saleta

Un último reducto de 5 expedicionarios de Constanza fue hecho prisionero el 10 de julio, compuesto por los dominicanos Poncio Pou Saleta y Merardo Germán, mientras que los cubanos Delio Gómez Ochoa, Frank López y el adolescente Pablito Mirabal, se les capturó al día siguiente.

Existen evidencias de la pervivencia hasta el mes de septiembre de 1959 de dos expedicionarios que habían desembarcado en Maimón, logrando permanecer con vida de manera aislada. Ellos fueron el norteamericano Larry Bivins -veterano de la guerra de Corea, y el español Francisco Álvarez, quien fue el último en morir el día 14 de septiembre, tras ser torturado, tal y como lo reflejan sus restos

Ejército de Liberación Dominicano

Dado el carácter eminentemente dominicano del movimiento, el Ejército de Liberación tenía a Enrique Jimenes Moya como comandante en jefe y, como 2do. comandante, encargado de asuntos políticos del mismo, a Rinaldo Sintjago. El entrenamiento se realizó en el campamento Mil Cumbres, en Cuba, congregando unos 250 expedicionarios. La dirección de este campamento recayó en el comandante Dr. José Horacio Rodríguez. Los entrenamientos militares estuvieron a cargo del oficial mayor cubano Roberto Fajardo. Durante el campamento sus miembros se reagruparon en seis pelotones, comandados por dominicanos y denominados, respectivamente, Juan Pablo Duarte, Simón Bolívar, Duvergé, José Martí, Gregorio Luperón y Máximo Gómez.

A los dos meses de entrenamiento, Jimenes Moya seleccionó a los que integrarían las fuerzas expedicionarias. El día 13 de junio partió el primer grupo, distribuido en dos lanchas que zarparon desde la Bahía de Nipe, cuyos integrantes fueron despedidos por el comandante Camilo Cienfuegos; al día siguiente, el 14 de junio, el grupo que iría por avión fue despedido por el capitán Manuel Rojo del Río, en la Bahía de Manzanillo.

La Creación del Movimiento de Liberación Dominicano

A partir del 1ro. de enero de 1959, con el triunfo de la Revolución, Cuba ofreció las condiciones la ayuda económica necesaria y la ayuda económica necesarias para establecer los campamentos de entrenamiento de los expedicionarios que irían a suelo dominicano. A finales de enero llegan a la isla hermana José Horacio Rodríguez, Rinaldo Sintjago y Poncio Pou Saleta, para dar inicio a los preparativos de reclutamiento de las tropas que se entrenarían en los campamentos de Mil Cumbres, provincia Pinar del Río, y el campamento San Julián, este último abortado por diversas razones. A partir de marzo fueron llegando desde diferentes países americanos, más de trescientos voluntarios. A solicitud de Fidel Castro, se designó a Enrique Jimenes Moya como enlace oficial entre los dominicanos y los revolucionarios cubanos.

Con la participación de casi todas las organizaciones políticas del exilio dominicano, se celebró en el mes de marzo, gracias a la convocatoria realizada por la Unión Patriótica Dominicana de Venezuela, un congreso donde formalmente se constituyó el Movimiento de Liberación Dominicana, con la integración del Frente Unido de Puerto Rico, el Frente Unido Dominicano de New York, la Unión Patriótica Dominicana de Cuba, el Partido Socialista Popular, el Frente Independiente Democrático de Venezuela y la Unión Patriótica Dominicana de los EE. UU.

En el acta constitutiva esta entidad patriótica, figura el nombramiento de Enrique Jimenes Moya como comandante en jefe del Ejército de Liberación Dominicano, así como la creación de un Consejo Asesor de la Revolución Dominicana integrado por dos representantes de cada una de las instituciones arriba firmantes. A su vez, se eligió un Comité Central Ejecutivo conformado por los señores Dr. Francisco Castellanos, Dr. Francisco Canto, señor Cecilio Grullón, Dr. Luis Aquiles Mejía y el Dr. Juan Isidro Jimenes Grullón.

Al general Juancito Rodríguez se le designó Consejero de dicho Comité y suplente en ausencia de alguno de ellos. Como resolución fundamental de esta asamblea quedó redactada y aprobada su plataforma de gobierno, contenido en el Programa Mínimo de la Revolución Dominicana. Ese documento explicaba las transformaciones económicas, sociales y políticas, que el MLD pondría en práctica luego del triunfo. Establecía también el compromiso de respaldar el ejercicio de la democracia representativa, y en el plano internacional "fomentar las relaciones con los demás pueblos, basadas en la comprensión y el mutuo respeto que inspira la igualdad privada de los estados y la libre determinación de los pueblos".

En este Movimiento de Liberación y en su Ejército confluyeron un grupo heterogéneo y plural de hombres de distintas ideologías políticas, clases sociales, religiones, razas y nacionalidades. Capitalistas y socialistas, intelectuales y obreros, profesionales y campesinos. Jóvenes y viejos, dominicanos y extranjeros se reunieron con un mismo ideal: la defensa de la LIBERTAD y la DEMOCRACIA en la República Dominicana.

El exilio dominicano en función de la Expedición de Junio. La caída de Pérez Jiménez, el exilio en Venezuela. Unión Patriótica. Primer Movimiento de unidad. La Caída de Batista, el exilio en Cuba. Fidel Castro apoyo del MLD.

Hacia la segunda mitad de la década del cincuenta se había creado en la región caribeña un ambiente de ebullición libertaria producto de la caída de varios dictadores: Rojas Pinilla, en Colombia (1957), Marcos Pérez Jiménez en Venezuela (1958) y Fulgencio Batista, en Cuba (1959). Los exiliados dominicanos entendieron que Trujillo debía ser el próximo.

Muchos de los exiliados dominicanos residentes en Venezuela habían participado en las luchas libradas para derrocar la dictadura de Pérez Jimenes, al dictador, asegurando así el futuro apoyo de esa nación hacia la causa dominicana del gobierno provisional de Wolfgang Larrázabal y el electo presidente Rómulo Betancourt. Tiene lugar entonces la fundación de la Unión Patriótica Dominicana, en Venezuela, constituida en la casa de Rinaldo Sintjago, en febrero de 1958, apenas una semana después de finiquitada la dictadura en ese país suramericano.

Para alcanzar sus ideales democráticos, esta organización no partidista decide colaborar con la guerrilla cubana, contribuyendo con dinero y armas a Fidel Castro, viejo compañero de los dominicanos en la frustrada expedición de Cayo Confites, máximo líder de la insurrección contra el dictador Batista, con ese propósito fue designado como enviado especial a Enrique Jimenes Moya, quien se integró a la lucha del pueblo cubano alcanzando el grado de capitán. Todo lo anterior contribuyó a que, luego de derrotada la dictadura de Batista, el gobierno revolucionario dirigido por Fidel Castro autorizara la instalación en esa isla hermana de los campamentos de entrenamiento de los dominicanos.

La lucha para darle fin a la dictadura trujillista prontamente ganó expresiones de solidaridad y de adhesión de demócratas procedentes de diversas naciones: 22 cubanos, 13 venezolanos, 5 puertorriqueños, 2 españoles, 2 norteamericanos y 1 guatemalteco.

En Cuba, el 14 de junio de 1959, circulaba el rumor de que la República Dominicana había sido invadida; a su vez, los programas radiales dominicanos captados en Haití, Cuba, Puerto Rico continuaban sus programaciones regulares. Pero los viajeros que hacían escala al aeropuerto Bowen Field en Puerto Príncipe confirmaban que “algo está pasando” en el país vecino.

El 15 de junio, el programa radial en La Habana, “La hora Radial de Dominicana Libre”, que anunciaba que se había dado enfrentamientos a tiros en la República Dominicana. El programa citaba al New York Times que había reportado el día anterior, el 14 de junio, un convoy de soldados dominicanos había sido emboscado por un grupo revolucionario cerca de las montañas del pueblo de Constanza, 60 millas al noroeste de Ciudad Trujillo.

Mientras, el editorial del matutino El Caribe, firmado por su editor Rafael Herrera, decía que en el país reinaba la calma.

El 21 de junio, por despacho caligrafiado desde Puerto Príncipe, se confirmaba por el New York Times, que publicó la información, que se habían escuchado varias transmisiones radiales donde se instruía a fuerzas irregulares del régimen de Trujillo, “Los Jinetes del Este” (unos 4,500 hombres que integraban delincuentes homicidas) que debería atacar cualquier rebelde “a machetazo limpio”.

En ese momento la dictadura tenía otros grupos paramilitares trujillistas bien activo en busca de los invasores; uno de estos grupos era los “Jinetes del Este”, organizada por Félix Bernandino que contaba con varios miles de campesinos armados con machetes.

En la zona de la cordillera central, estaba en el grupo Los Cocuyos de la Cordillera (grupo paramilitar al mando de Petán Trujillo, hermano del dictador dominicano. En la frontera con Haití estaban Los Cimarrones de la Frontera y La Legión Dominicana, esta última organización estaba compuesta por 600 legionarios extranjeros todos ex soldados miembros de la organización fascista europea Camisa Negra de Italia o ex integrantes de la SS de la Alemania Nazi; entre ellos estaban un grupo especial de comando navales entrenados por extranjeros de 50 hombres “los vestidos de negro”: Los Hombres Ranas, ubicados en la Casa Naval Las Calderas, en el Sur del país.

En Ciudad Trujillo, estaba la Guardia Universitaria, compuesto de jóvenes estudiantes trujillistas, y armados con carabinas San Cristóbal (arma muy similar a la carabina M1 pero de disparo selectivo) fabricadas en el país.

En las zonas urbanas de la ciudad capital, los agentes del SIM del coronel Johny W. Abbes García rondaban las calles en sus automóviles negros, conocidos como Cepillos (Volkswagen Escarabajo), los cuales apresaron todo conocido anti-trujillista. Muchos dominicanos fueron apresados solamente por estar reunidos en una esquina hablando. Algunos valientes que se aventuraron al interior del país tratando de unirse a los invasores, encontraron que todos los caminos vecinales y carreteras principales al interior de pueblos y ciudades estaban bloqueados por militares o agentes del SIM. Las tropas del Centro de Enseñanza de las Fuerzas Armadas (CEFA), un cuerpo blindado “elite” con sus cascos alemanes, formaban al batallón de soldados con tanques de guerra fueron despachados a combatir a los rebeldes.

La expedición que llegó el domingo en la tarde del 14 de junio de 1959 en un avión de carga C-46, navegando por la ruta comercial de La Habana, aterrizó en el aeródromo de Constanza cerca de la colonia agrícola japonesa que vivía en la zona. Este avión era piloteado por el piloto venezolano Julio César Rodríguez y el copiloto principiante cubano, Orestes Acosta.

El capitán Ventura Simó iba a bordo guiando la navegación del avión en esas zonas montañosas de la Cordillera Central dominicana. El avión fue camuflajeado como si fuera un avión de transporte de la aviación Militar Dominicana y dentro venían 54 expedicionarios entre dominicanos, cubanos, puertorriqueños, venezolanos y un norteamericano veterano de la Segunda Guerra Mundial y experto en explosivos, Charles White.

Estos al aterrizar se enfrentaron a tiros con el destacamento que custodiaba el aeródromo. Después de ese corto enfrentamiento con la guarnición militar del pueblo de Constanza, el grupo se interna en la Cordillera Central, esperando hacer una revolución al estilo Fidel Castro en la Sierra Maestra. El avión logró despegar sin contratiempos y llegando a Santiago de Cuba.

Los expedicionarios se encontraron que los campesinos dominicanos no eran tan amigables a las guerrillas como los campesinos cubanos. Estos permanecían leales a Trujillo y a su régimen. La propaganda del régimen del gobierno dominicano supo persuadir a los campesinos sobre invasiones extranjeras años anteriores después que el régimen había sido víctima de los intentos de invasión. Además las montañas dominicanas cubiertas por bosques vírgenes, con escasos caminos vecinales estaban muy pocos pobladas. El líder de los expedicionarios era el guerrillero dominicano Enrique Jimenes Moya.

El segundo en mando del grupo era el guerrillero cubano Delio Gómez Ochoa. Al internarse en las montañas, el grupo se divide en dos: uno de 33 hombres bajo mando de Jimenes Moya y el otro de 20 hombres, bajo el mando de Delio Gómez. Ambos marcharon en dirección a las alturas de las montañas de El Botao. Los campesinos de la zona avisaron a las tropas del gobierno. El gobierno dominicano desplegó una fuerza inicial de 3,000 soldados, que llegaron en camiones y transportados en aviones a Constanza.

El mismo día 14 de junio; uno de los expedicionarios perdió la mochila de Jimenes Moya mientras trataba de escapar a las tropas que perseguía el grupo; en la mochila los soldados de Trujillo encontraron los planos de los desembarcos de la segunda oleada de guerrilleros que venía por vía marítima y miles de dólares.

El capitán piloto dominicano Juan de Dios Ventura Simó quien había desertado en un avión de combate Vampiro a Puerto Rico el 30 de abril de 1959, fue capturado en Constanza. Ventura Simó fue ejecutado en la Base Aérea de San Isidro por un pelotón de fusilamiento integrado por cadetes y oficiales.

El sábado 20 de junio, una fuerza de exiliados dominicanos procedentes de Cuba desembarcaba en las costas dominicanas en las Playas de Maimón y Estero Hondo, unas 15 millas al sureste de la Ciudad de Puerto Plata. El desembarco fue saboteado por dos marinos griegos que residían en Cuba, Stelio Bellelis, agente encubierto de la CIA, y Constantin Theodoraquis.

Esta fuerza expedicionaria estaba repartida en dos embarcaciones, La Tínima y la Carmen Elsa. Habían partido desde bahía Nipe, en las costas sureste de Cuba. La Carmen Elsa se averió con problemas en los motores. Luego de varios días a la deriva, fue reparada y desembarcó en Maimón con expedicionarios.

La Tínima desembarcó 48 expedicionarios en las playas de Estero Hondo, al mando de José Antonio Campos Navarro. Mientras la Carmen Elsa llegó a las playas de Maimón, intentaba desembarcar sus 121 expedicionarios bajo el mando de los Doctores José Horacio Rodríguez Vázquez y Virgilio Mainardi Reyna.

La fragata dominicana Presidente Troncoso F-103 había zarpado desde el puerto de Puerto Plata en patrulla para interceptar a los expedicionarios, ya que los militares dominicanos sabían de los desembarcos por los planes capturados en Constanza el 14 de junio. El bombardeo del buque no se hizo esperar.

Las bajas reportadas en las filas de las tropas del ejército de Trujillo fueron de 42 muertos, 32 heridos y un soldado desaparecido.

La mayoría de los expedicionarios fueron capturados torturados y asesinados. El norteamericano Larry Bivins, un veterano de la Guerra de Corea y el español Francisco Álvarez, ambos miembros del grupo expedicionario de la lancha Carmen Elsa, lograron escapar en el desembarco siendo los últimos dos capturados en ocasiones separadas en septiembre de 1959. Francisco Álvarez fue salvajemente torturado y asesinado por el SIM.

De los 196 expedicionarios sólo sobrevivieron 6; dos cubanos: Delio Gómez Ochoa y Pablito Mirabal, y cuatro dominicanos: Gonzalo Almonte Pacheco, Francisco Medardo, Mayobanex Vargas y Poncio Pou Saleta.

(Texto cortesía de http://www.museodelaresistencia.org)
Tomado de acento.com.do

Siga Leyendo...

jueves, 13 de junio de 2013

14 DE JUNIO EN LA MEMORIA

Por Aura Celeste Fernández R.
acfr15@hotmail.com


Han vuelto a mi memoria viejas imágenes al leer y escuchar en estos días, sobre el 54 aniversario de la Expedición Heroica del 14 de junio, de ese puñado de patriotas dominicanos y latinoamericanos, contra el régimen dictatorial de Trujillo.

Debo decir que fue muchos años después, que pude reconstruir la historia sobre esos acontecimientos. En mi mente se fusionaron mis propias vivencias infantiles, con los relatos de mi madre, a través de los años.

Mi primer recuerdo vinculado al 14 de Junio es el de aquel día en que la policía del régimen penetró violentamente nuestra casa en la calle El Carmen 45, derribando la puerta, golpeando a mi abuelo paterno, en ese entonces en silla de ruedas y a mi abuela materna, llevándose preso a mi padre, luego de haberle apaleado salvajemente.

Recuerdo el estigma que todo este acontecimiento produjo entre muchas de las amistades, incluso familiares. Abelito, mi padre, era parte de una conspiración contra el Jefe. Los organismos secretos habían descubierto que era de los participantes en una reunión en Mao, el 21 de enero de 1960 y que habían formado un grupo clandestino que tomó como nombre "14 de Junio", la fecha en que los Expedicionarios habían desembarcado para derrocar con las armas al dictador y su régimen oprobioso.

Todo eso lo supe después. En aquellos años de mi niñez, "14 de Junio" era un nombre prohibido y no se podía mencionar ni hablar de lo que había ocurrido en mi casa. Para referirse a ello había que hacerlo por señas; tuvimos que dejar de visitar amistades, muchas otras dejaron de visitarnos, mi madre se vistió de listado, como una promesa para la salvación de mi padre; la puerta de la casa ya nunca más se dejaba abierta; en las noches todos nos resguardábamos en una habitación a obscuras, a esperar que llegara el "cepillo" del SIM, dejado encendido de forma deliberada y era cuando mi madre decía "ya están ahí, llegaron", colocaba sus manos sobre nuestras cabezas boca abajo en la cama, para que no se nos ocurriera hablar ni gemir, ni respirar con fuerza, máxime cuando los esbirros se desmontaban, metían un pasquín por debajo de la puerta y les oíamos encender fósforos. Hablaban de que iban a quemar nuestra casa de madera.

Cuando evoco el 14 de Junio el otro episodio que viene a mi mente son los viajes de mi madre Liliana, a "La Cuarenta" y "La Victoria", para visitar a mi padre preso durante siete meses, y a su regreso, juntarnos y hablarnos de él, decirnos que estaba bien, contarnos, casi en mímica, que todo iba a solucionarse, que pronto volvería, que nos mandaba recuerdos, que tal vez iríamos a verlo, y fue mucho después que me enteré de lo que sucedía en realidad: las golpizas, la solitaria, las pelas diarias, la silla eléctrica. Conocí, muchos años después, su foto de preso, muy delgado y con la cabeza raspada. Me llenó de orgullo cuando supe por varios de sus compañeros de prisión, que supo mantener su dignidad, que no delató a ninguno de sus compañeros y que más bien se preocupaba en mantener la alegría y la esperanza de todos.

Igual, se cruzan en mi mente, aquellas imágenes en que luego ya en mi casa se podía mencionar el "14 de Junio", levantar la bandera verde y negra, oír su himno, recibir a los amigos y a la familia y entonces el "14 de Junio" se volvió una imagen de alegría y de libertad. Fue luego que supe que ese cambio se debió al ajusticiamiento heroico del sátrapa.

Estas imágenes borrosas que conservo en mi mente, reconstruidas una y otra vez por la evocación de mi madre, son el retrato del final de una tiranía que nos aplastó a todos y en lo cual la expedición del 14 de Junio marcó el principio del fin.

Me imagino que al igual que en la mía, en muchas familias dominicanas hay un padre, una madre, un hijo o un primo que participó contra la tiranía y que de seguro marcó a muchos de los suyos y hoy es recordado por ellos como su héroe anónimo que les llena de orgullo, como me pasa a mi con mi padre.

Me parece increíble que ya han transcurrido 54 años de esa Expedición Heroica que marcó el curso de la historia del país y que esté aquí rememorándola, sabiendo la vigencia que aún mantienen las ideas de democracia y justicia social de esos patriotas dominicanos del siglo XX. Honremos su memoria.
Siga Leyendo...

DANILO Y ROMA

Por Narciso Isa Conde
(narsoisa@gmail.com)


La impunidad de Leonel y su claque, el paquetazo tributario, el fiasco de las negociaciones con la Barrick, la permanencia de la amenaza de Falcondo-Xstrata Niquel contra Loma Miranda, la continuidad de la estafa eléctrica y la complicidad de otras ominosas concesiones mineras, son caminos que conducen a Danilo, como todos aquellos que conducían a Roma.

Cierto que Danilo no es Leonel, es más tranquilo, pero lo sigue protegiendo con la ejecución del paquetazo para cubrir el desfalco del 2012; y más recientemente, con el bloqueo de los expedientes que inculpan al ex-presidente amoratado.

Y lo hace porque comparten el cohollo de la corrompida partidocracia morada. Pero también porque financió su campaña y su imposición electoral con una buena parte del “hoyo fiscal” robado.

No miento si les digo que el presidente Medina concertó con la cúpula del Ministerio Público reorganizar Depreco con el encargo de que sin su consentimiento no se le dé curso hacia los tribunales a los casos de alta corrupción gubernamental. De ahí lo decidido por Jenny y Domínguez Brito.

Esa parte de la partitura es responsabilidad del director de esa orquesta. Igual, no es solo el Ministro de Medio Ambiente el único responsable de dejar abierto al saqueo el caso vital de Loma Miranda, sino que las órdenes supremas en ese caso, en el de la Barrick y de otras concesionarias mineras-energéticas depredadoras, proceden del Palacio.

Como tampoco hay que cargar sobre el Ministro de Obras Públicas la culpa mayor de la aprobación de la carretera SJM-Santiago, que habrá de afectar gravemente dos parques nacionales de la Cordillera Central para servirle a la Dominican Gold, a otras mineras y a los ricachones de Santiago; descartando opciones más económicas, no reñidas con el ecosistema de la región. Danilo tranquilamente autorizó el ecocidio y el mega-negocio.

Así, lo “diferente” se parece bastante a lo que se protege y se reproduce con calculadas maromas jurídicas y recursos mediáticos bien pensados.

El parecido es espectacular en la manera de abordar la estafa eléctrica a cargo de beneficiarios de la privatización neoliberal, (compartida por las cúpulas PRD-PLD-PRSC) y también en el tratamiento mercurial de la partidocracia que regentea la dictadura constitucional morada, del empresariado inescrupuloso y del generalato ladrón y matón.

Sí, el paquetazo empobrecedor, la impunidad de la corrupción y el crimen de Estado, los apagones caros, el saqueo del suelo y el subsuelo (con graves daños al sobresuelo)…conducen indefectiblemente al despacho de Danilo como antes al de Leonel, Hipólito y Balaguer.
Siga Leyendo...

martes, 11 de junio de 2013

LA IMPUNIDAD OFENDE A LOS MÁRTIRES DE JUNIO

Por Raúl Pérez Peña (Bacho)
fundaciontestimonio@gmail.com


“Los muertos con tierra tienen”. El viejo adagio luce reciclarse de manera recurrente, aunque se maquille en cada mes de junio al conmemorarse las expediciones de la Raza Inmortal por Constanza, Maimón y Estero Hondo.

En ocasiones, la conmemoración “light” debe hacerse sentir como ritos tradicionales para que no se rechace con indignación el interés de congelar la sangre de los mártires con la estampa de la partidocracia.

En otras ocasiones se pretende secuestrar la memoria histórica para eliminar su componente de rebeldía contra el engaño y la opresión.

En este 54 aniversario de los caídos en Constanza, Maimón y Estero Hondo las intenciones son peores.

Primero, porque a pesar de 54 años transcurridos, sigue trunco el programa de transformaciones sociales que debía aplicarse a partir de la desaparición física de Trujillo.

Ya no es sólo la memoria. Se han adueñado del país y han revertido valores, mientras se apuntala la impunidad como si no entrañara un crimen de lesa patria.

Para el día 14 de junio, este gobierno bordeará los 10 meses de poses y de burla al máximo nivel con un gabinete matizado por funcionarios de la OTAN morada, intocados, con su poder y sus fortunas.

Contando con la maquinaria mediática heredada del gobierno anterior y con múltiples globos de distracción, la actual cúpula oficial responde a su compromiso obligatorio con Leonel Fernández por haberla llevado a Palacio, no importa los recursos públicos invertidos ni el burdo desconocimiento de las leyes y la Constitución.

Se puede apostar a que a esa cúpula no le merece ningún respeto la gravedad y todo lo que implica mantener en la más absoluta impunidad los hechos que matizan el comportamiento del gabinete de Fernández, presente en cuerpo y alma en esta administración.

Por la misma razón, las máximas instancias gubernamentales desprecian que tal impunidad insulte y ofenda a quienes murieron en 1959 “enamorados de un puro ideal”.

¿Era un ideal de liberación o un membrete de ocasión?

A la distancia de 1959, otras gestas, legiones de héroes y generaciones de mujeres y hombres se han sacrificado para que el país salga del ostracismo.

Aunque no se inmuten los apóstoles confesos y discretos de la impunidad, el pueblo dominicano sabrá cumplir con los héroes de la Raza Inmortal.
Siga Leyendo...

LECCIONES DE HUMILDAD DESDE EL PODER

PEPE MUJICA Y EL PAPA FRANCISCO
Por Manuel Mora Serrano


Hay dos personajes que copan titulares en el cono sur de América. No lo hacen por su elegancia o su apostura, que de eso nada. Lo hacen, parece mentira, a pesar de que uno venga de Buenos Aires y el otro del vecindario del río de la Plata.

Y ocupan actualmente posiciones de alto prestigio, uno mundial y el otro nacional de su país. Frente a ellos podríamos resucitar a Federico Bermúdez para que les dijera: "vosotros, los humildes, los del montón salidos" o lo que otro nacido a las veras del Higuamo dijera unos cincuenta años después: "además son muchos los humildes" y me refiero a Freddy Gatón Arce.

Uno, Jorge Mario Bergoglio el actual papa Francisco, cuyo apodo pudiera ser Paco, y el otro, José Alberto Mujica, mejor conocido como Pepe, antiguo tupamaro. El primero un Papa sin mitra, sin anillo de oro, sin cruz dorada en el pecho, viviendo fuera del palacio del Vaticano en una modesta pensión, y el otro en su chacra fuera del radio urbano de Montevideo, en la misma vivienda donde regresaba luego de sus estadías en la cárcel por sus ideas a favor de los humildes, junto a su esposa que es senadora, con una huerta donde cosechan verduras frescas, mientras cocinan y hacen todas las labores domésticas, porque no tienen servidumbre.

Pepe dijo que no iba a Roma cuando la ceremonia de 'habemus papam' porque era ateo pero envió a su mujer que es creyente. Pero ateo y todo, fue a Roma y se abrazaron y se llamaron vecinos. Pero más que vecinos debieron llamarse hermanos, porque al fin y al cabo, Pepe es como es, sin ceremonias ni corbatas por ser socialista y odiar las ceremonias y el boato, de seguro admirador de Jesús como persona, porque al fin y al cabo era un socialista que amaba a los humildes y odiaba todo lo que él detesta.

Y qué decir de ese Cardenal que andaba en colectivos y en trenes por las calles de Buenos Aires, a quien también le gusta cocinar.

De pronto como vivimos y uno acepta las cosas que ocurren en el tiempo que vive sin asombrarse ni pensar en las proyecciones históricas de ciertos personajes, ese hecho del ateo confeso que es recibido y abrazado como un igual por un hombre que profesa profundamente la fe cristiana, no es un acontecimiento baladí, es toda una lección moral, política, ética y diría que estética, porque ambos son jefes de Estado, pero también muy humildes y sinceros, sin poses, sin alaracos ceremoniales, que al final rompieron como dos compadres el protocolo y hablaron de las cosas que deben hablar los seres humanos: de la gente y de sus pueblos.

Hoy lo vemos con tanta naturalidad que nos parece que siempre hubiera sido así. Que un Papa fuera un hombre de carne y hueso que se juntara con todos en el entorno y que dijera misa cada día con las gentes que le sirven; gentes que se asombran, como el soldado suizo cuando le preguntó si tenía hambre y si estaba cansado, que fue y le buscó un sándwich hecho por él y le dijo que se sentara y como eso era romper el protocolo, tuvo que caracterizarse y decirle que el jefe era que se lo ordenaba, la única vez quizás que lo haya dicho.

En cuanto a Pepe Mujica airosamente sin la corbata, aditamento que debe odiar como odiará todo aparataje burgués o aristocrático, también se abrazó en el Palacio Real con el Rey de España que salió a recibirlo y rompieron el protocolo, y luego disfrutando en las tierras de sus antepasados vascos, en Muxica, donde fue detrás de sus raíces porque su abuelo nunca habló de la familia. O cuando llegó a Galicia y agradeció lo que la numerosa colonia gallega ha hecho en Uruguay.

Durante estos últimos tiempos he seguido en la prensa uruguaya, española, y argentina, gracias a la Web, las ocurrencias de este par de ejemplares del museo de la humildad humana que asumen el poder con el solo objetivo de unir y no de destruir. Ajenos al qué dirán, siendo ellos, auténticos, humanos, pero sobre todo, humildes.

Cuántos Franciscos y cuántos Pepes se necesitarán en la historia de la humanidad para revertir los malos ejemplos de boato y corrupción, recordando que si bien uno es el mayor creyente y el otro quizás el mayor ateo, en el medio está aquel socialista hijo del carpintero de Nazaret, que de un modo o de otro, los une en esos rasgos de humildad con los que enseñan nuevos caminos para los que se creen poderosos y olvidan que tanto al templo como al poder temporal político, se va a servir y no a ser servidos. Amén.
Siga Leyendo...

viernes, 7 de junio de 2013

CARTA ABIERTA A LEONEL, EL DRAMATURGO

Por Hirayda Fernández Guzmán
hima08@hotmail.com


Excelentísimo Señor ex Presidente de la República:

Todos conocemos sus habilidades para la oratoria y los recursos discursivos de que habitualmente hace uso en sus alocuciones públicas. Sin embargo, debo confesar que, nueva vez, me dejó sin palabras; en esta ocasión, con su don para la prosa dramática, el cual quedó evidenciado en su artículo publicado el pasado lunes 3 de junio en Listín Diario.

De entrada, le agradezco sobremanera que, en su artículo, haya tenido la delicadeza de presentarnos el perfil del ilustre Erasmo de Rotterdam, pues tenga por seguro que la mayor parte de sus súbditos desconoce la vida y obra de tan reconocido humanista y, más aún, es probable que haya sido al leer su artículo que se hayan enterado que, en un entonces, vivió un personaje tan emblemático para la Historia de la humanidad. Asimismo, agradezco, y creo que es un sentimiento común a todos los que le leímos, que haya utilizado un estilo de redacción relativamente simple y llano, si lo comparamos con los rebuscados términos con que suele deslumbrar a este pueblo de iletrados.

En su artículo, recurriendo a las obras de “dos colosos de la creación literaria”, como lo son Erasmo de Rotterdam y William Shakespeare, Usted hizo un intento –frustrado y contraproducente, a mi entender- para, a través del paralelismo, equiparar la tragedia recreada por Shakespeare en “Otelo” con la situación de que actualmente Su Señoría dice ser víctima, debido a las actuaciones malévolas de un puñado de envidiosos que no hacen más que denostar su obra y su persona.

Ahora bien, al leer las líneas emanadas de tan excelsa pluma como la suya, créame que me cuesta identificarlo con alguna de las fatales víctimas de la tragedia de Shakespeare. Sin embargo, con cierta facilidad y a medida que avanzaba en la lectura de su escrito, me pareció identificarlo con el personaje de Yago, y toda duda quedó disipada al leer la frase alegadamente pronunciada por tan despreciable villano para referirse a Otelo –que, para nuestros propósitos, equipararemos al pueblo dominicano-: “Al servirlo, soy yo quien me sirvo. El Cielo me es testigo; no tengo al moro ni respeto ni obediencia; pero se lo aparento así para llegar a mis fines particulares”.

Cuesta creer, Señor ex Presidente, que las múltiples “indelicadezas” que se le imputan sean meras calumnias e intrigas, fruto de la frustración, complejo, envidia y malignidad de quienes no han podido acceder al trono, por carecer de carisma y de la habilidad para embaucar a las masas, virtudes propias de un estadista de su calibre.

Lamento mucho, Señor ex Presidente, que haya empleado su tiempo en redactar un artículo para, de manera indirecta y sinuosa, responder a su modo a las diversas “indelicadezas” que se le atribuyen desde el primero de sus Gobiernos. En caso de que, como Usted ha señalado, tales “indelicadezas” sean falsas, producto de una mente perversa y trastornada, hubiese preferido que nos edificara con respuestas técnicas y jurídicamente válidas para refutar dichas imputaciones, en lugar de intentar defenderse –tristemente y sin éxito – con paralelismos shakesperianos y haciendo gala de sus vastos conocimientos literarios. Usted, además de eminente estadista y pasado gobernante, es abogado, por lo que entiendo que no tendría dificultad alguna en elevar el debate a un nivel jurídico, y no mantenerse en el lodo en que se arrastran sus adversarios, cual si todo se tratase de chismoteos de barrio.

Asimismo, el tiempo invertido en la redacción de su artículo pudo dedicarlo a textos más constructivos y útiles, como, por ejemplo, unas breves líneas en que diese respuesta a la misiva que, por esta misma vía y en el mes de noviembre, le dirigí a Su Señoría, con el vano propósito de que informara al pueblo dominicano sobre el destino real dado a los 187 mil millones de pesos que alegremente fueron dilapidados durante su Gobierno.

Me parece -Usted me corrige, si me equivoco- que este rebaño de borregos hubiera apreciado más una explicación del déficit fiscal dejado en manos del pobre Danilo, que el despliegue de cultura y sapiencia con que nos ilustró en su artículo del pasado lunes.

No, Señor ex Presidente, no me hable de la sátira escrita por Rotterdam ni del drama trágico de la autoría de Shakespeare, cuando resulta innegable que pueden escribirse infinidad de sátiras a partir de los hechos y desechos de sus gobiernos; cuando drama trágico del más alto nivel lo vemos a diario en la realidad de este pueblo marcado por la miseria, el analfabetismo, la precariedad, el hambre y la desesperanza.

¿Cómo osar escribir en prosa dramática a una nación en la que el analfabetismo alcanza niveles alarmantes? ¿A qué madre o padre de familia podría interesarle conocer a Rotterdam, Shakespeare o sus obras, cuando no pueden garantizar a su prole el sustento de cada día, o la asistencia médica necesaria, dada la deficiencia del servicio público? Queda claro que su prosa está destinada a la élite, minoría afortunada en esta tierra de parias; pero no llegue al extremo, Señor ex Presidente, de burlarse de quienes, por error o por temor, pero nunca por acierto, le colocaron al frente del Estado Dominicano en más de una ocasión, para que, al término de su último mandato, entregara en manos de Danilo los bagazos de país que aún quedan.

Para finalizar, y visto que es amante de la obra del dramaturgo inglés, me permito citar una frase que, al parecer, Shakespeare pronunció pensando en Su Señoría:

“No teman a la grandeza; algunos nacen grandes, algunos logran grandeza, a algunos la grandeza les es impuesta y a otros la grandeza les queda grande”. Creo que sabrá identificar a cuál grupo pertenece Usted.

Tomado de acento.com.do
Siga Leyendo...

jueves, 6 de junio de 2013

LOS BUENOS DÍAS DE MOLINA MORILLO

¡ABRACADABRA!
Por Rafael Molina Morillo
(rafaelmolina41@yahoo.com)


Desde niño me atrajeron los prestidigitadores. Todavía hoy admiro la extraordinaria habilidad que exhiben los “magos” al ejecutar sus trucos con tal limpieza que dejan boquiabiertos a sus espectadores.

Recuerdo a un “mago” que una vez llegó a mi pueblo natal, La Vega, y me enseñó varios trucos con los que yo, a mi vez, azoraba a los más pequeños.

Hoy lo he olvidado casi todo, menos las cuatro herramientas que nunca pueden faltar a un mago que se respete: la varita mágica, los polvitos invisibles, el pañuelo para cubrir las cosas que van a desaparecer y la inefable palabra con que se anuncia el clímax del número principal: ¡abracadabra!

Ignoro quién o quiénes serán los prestidigitadores que en estos tiempos están actuando ante nosotros en este singular escenario que es la República Dominicana, pero alguien debe estar lanzando “abracadabras” a los cuatro puntos cardinales.

Basta gritar ¡abracadabra!, y lo que ayer era un pasaporte diplomático dominicano vendido por un general de este país a un mafioso internacional, ya hoy no existe, ni ha existido nunca, tal pasaporte, ni tal general, ni nada. ¡Desaparición total! A otra cosa, mariposa. Aplausos.

¡Abracadabra! otra vez, por la misteriosa forma en que una jueza declaró extinguida la acción penal en el escandaloso caso de Bahía de las Águilas, considerado como el mayor acto de corrupción en la historia del país. De un solo golpe, un puñado de tramposos pasa a ser un honorable grupo de distinguidos inversionistas. Más aplausos.

En estas dos actuaciones, como en tantas otras, ni siquiera fue necesario utilizar la varita mágica, ni los polvos invisibles, ni los pañuelos encantados. ¡Estruendosos aplausos!

Tomado de eldia.com.do
Siga Leyendo...