martes, 30 de junio de 2009

Traicionando el planeta

Por Paul Krugman

Bien, la Casa de Representantes pasó el proyecto de ley Waxman-Markey sobre el cambio climático. En términos políticos, fue un logro extraordinario.

Pero 212 congresistas votaron no. Unos cuantos de esos votos negativos fueron de congresistas que consideraban el proyecto de ley demasiado débil, pero la mayoría lo rechazó porque rechazaban la noción de que tengamos que hacer algo acerca de los gases de invernadero.

Mientras observaba a los negadores defender su postura, yo no pude sino pensar que estaba siendo testigo de una forma de traición: una traición en contra del planeta.

Para apreciar en toda su dimensión la irresponsabilidad e inmoralidad de la negación del cambio climático, sólo debemos conocer el giro desolador que han tomado las investigaciones más recientes acerca del tema.

Lo cierto es que el planeta está cambiando más rápido de lo que aun los pesimistas anticipaban: las capas de hielo se reducen y las zonas áridas aumentan a un ritmo aterrador. Y de acuerdo a un número de estudios recientes, una catástrofe en la que un aumento de temperatura tan grande que resulta casi impensable, no es mas una mera posibilidad. Es, en vez, el más probable escenario si continuamos nuestro curso presente.

Así, investigadores del MIT, quienes anteriormente habían pronosticado un aumento de temperatura de un poquito más de 4 grados para finales de este siglo, ahora predicen un aumento de más de 9 grados. ¿Por qué? Porque las emisiones globales de gases de invernadero están aumentando más rápido de lo que se esperaba; algunos factores mitigantes, como la absorción del Dióxido de Carbono por los océanos, han resultado ser más débiles de lo esperado; y existe evidencia creciente de que el cambio climático es de retroalimentación positiva; o sea, que el aumento de temperaturas causa la descongelación de parte de la tundra ártica, lo cual libera aún mas Dióxido de Carbono a la atmósfera.

El aumento de temperaturas en la escala pronosticada por los investigadores del MIT y otros crearía enormes alteraciones en nuestras vidas y nuestra economía. Como apunta un reciente autoritativo informe del gobierno de los Estados Unidos, para finales del siglo New Hampshire podría tener el clima que Carolina del Norte tiene hoy, Illinois el clima del Este de Tejas, y las olas mortales de calor, las que tradicionalmente ocurren una vez en una generación, podrían convertirse en eventos anuales y bianuales.

En otras palabras, estamos enfrentando un peligro patente y presente para nuestra forma de vida y tal vez para la civilización en sí, ¿cómo puede alguien justificar su negativa a actuar?
Bien, a veces aun los análisis más autoritativos pueden equivocarse. Y si los forjadores de opiniones y los políticos basaron su disentir en trabajos y estudios arduos, si han estudiado el tema cuidadosamente, consultando con expertos y han llegado a la conclusión de que el consenso científico abrumador es desacertado, ellos podrían por lo menos reclamar que están actuando responsablemente.

Pero si usted observó el debate del viernes (26 de junio 2009), usted no vio a personas que han pensado intensamente acerca de un tema crucial y están buscando hacer lo correcto. Lo que vio, en vez, fueron personas que no mostraron señales de que estaban interesadas en la verdad. A ellos no les gustan las implicaciones políticas del cambio climático y por lo tanto decidieron no creer en eso y se agarran de cualquier argumento, no importa lo poco respetable que sea, para justificar su negación.

Efectivamente, si hubo un momento crucial en el debate del viernes, fue la declaración del congresista Paul Broun de Georgia de que el cambio climático es una “tomada de pelo… perpetrada por la comunidad científica”. Yo llamaría a eso una teoría conspirativa loca, pero al hacerlo sería injusto con los teóricos de conspiraciones locas. Después de todo, para creer que el calentamiento global es una broma hay que creer en una vasta red de conspiradores consistente de miles de científicos: una red tan poderosa que se las ha ingeniado para crear récords falsos de todo, desde las temperaturas globales al hielo del océano Ártico.

Y con todo, la declaración del Sr. Broun fue recibida con aplausos.

Viendo este desdén por la ciencia, me muestro reacio a mencionar la deshonestidad de los negadores en lo económico. Pero además de rechazar la ciencia de la climatología, los oponentes del proyecto de ley se empecinaron en tergiversar los resultados de estudios del impacto económico del proyecto, lo cual sugiere que el costo será relativamente bajo.

Con todo, ¿sería justo llamar la negación del cambio climático una forma de traición? ¿No actuaron los congresistas como se acostumbra en política?

Sí, actuaron como es costumbre, y es por eso que resulta imperdonable.

¿Recuerda los días en que los oficiales de la administración Bush clamaban que el terrorismo representaba una “amenaza existencial” para la nación, una amenaza ante la cual las reglas normales no eran aplicables? Eso era una hipérbole, pero la amenaza existencial del cambio climático sí es real.

Sin embargo, los negadores están escogiendo deliberadamente ignorar la amenaza, exponiendo las futuras generaciones a un peligro grave, simplemente porque va a favor de sus intereses políticos inmediatos, pretender que no hay nada de qué preocuparse. Si eso no es traición, yo no sé qué es.

Columna de opinión editorial publicada por The New York Times el día 29 de junio de 2009. El autor, Paul Krugman, fue el ganador del premio Nobel de economía en 2008. Traducido por Isaías Medina Ferreira. Siga Leyendo...

sábado, 27 de junio de 2009

EL OTRO YO DEL DR. MERENGUE

EL PERSONAJE MÁS POPULAR DE GUILLERMO DIVITO (1)

El Dr. Merengue es un atildado personaje, correcto y educado, nunca pierde la compostura. Pero el impecable Dr. tiene una cara oculta. Como en Dr. Jekyll y Mr. Hyde, de Stevenson, hay una doble personalidad, y su inconsciente freudiano, literalmente, sale a decir lo que realmente piensa.


El Dr. Merengue es abogado, un solicitado profesional. Está casado con una mujer que dista de ser una de las famosas chicas dibujadas por Divito. Tanto su esposa como su jefe suelen ser blanco del otro yo. Este ser también aparece para burlarse de los defectos ajenos, mostrar ironía o incredulidad y, por supuesto, perseguir mujeres. Todo lo que le está vedado al imperturbable Dr.


El otro yo del Dr. Merengue se publicaba en tiras y a página completa. El recurso era siempre el mismo: el otro yo aparece para contradecir los dichos o la conducta del Dr. Versión algo desfigurada y transparente de Merengue, puede aparecer emergiendo de su cuerpo o independizándose de él, incluso tomando distintas formas.


En una anécdota de Guillermo Divito está el origen del personaje. Había ido al hipódromo con un amigo, que tras unas carreras perdió su dinero. Le prestó veinte pesos, con los que el amigo pudo ganar unas apuestas, mientras Divito perdía su dinero. El amigo, contento, siguió apostando, pero jamás pensó en devolver el préstamo.


Cuenta Divito: "Era amigo mío, pero no tanto como para que le reclamara la deuda. Sin embargo, interiormente le decía un montón de cosas imposibles de reproducir. Ahí mismo concebí al doctor Merengue y a su otro yo. Ese otro yo que dice las cosas que el doctor piensa, pero que se ve impedido de expresar.


En noviembre de 1945 Divito lanzó la exitosa revista Rico Tipo, y allí publicó sus grandes creaciones, entre ellas El otro yo del Dr. Merengue, que ya era conocido porque había comenzado a publicarse en la revista El Hogar y desde el primer número del diario Clarín, en agosto de 1945.

La historieta gana popularidad y se editan libros con recopilaciones de las tiras publicadas. Aparece su revista como suplemento en Rico Tipo, donde también aparecía un epistolario del Dr. Merengue, con textos en los que entre paréntesis se expresaba su otro yo.

Disfrute algunas tiras (Haga clic en la imagen para ver mejor; para regresar a YOUMETHEMUS, presione la X a la derecha de la gráfica).

Añadir imagen




Fuente: De Santis, Pablo, Rico Tipo y las chicas de Divito, Espasa Calpe Argentina, 1994.
Gociol, Judith y Rosembreg, Diego, La historieta Argentina, Ediciones de la Flor, 2000.
Tomado de: http://www.historieteca.com.ar/Historietas/drmerengue.htm

(1) JOSÉ ANTONIO GUILLERMO DIVITO (Buenos Aires, 16 de julio de 1914 - Lages, Brasil, 5 de julio de 1969) fue un dibujante, humorista, caricaturista, historietista y editor argentino que, a través de sus ilustraciones e historietas, cambió el pulso del humor gráfico argentino en las décadas de 1940 a 1960. Fue el fundador y director de la famosa revista Rico Tipo.

Siga Leyendo...

viernes, 26 de junio de 2009

Mafalda 1

Haga clic en la imagen para ver mejor; para regresar a YOUMETHEMUS haga clic en la flecha izquierda (Back, Hacia atrás) de su navegador.Mafalda, tira cómica escrita y dibujada por el humorista gráfico argentino Joaquín Salvador Lavado (Quino). Siga Leyendo...

miércoles, 24 de junio de 2009

Permitan los esteroides en el Salón de la Fama

Por ZEV CHAFETS

Cuando el Salón de la Fama del béisbol conmemore su 70 aniversario con un juego de exhibición en Cooperstown, NY, este domingo, cinco de sus miembros jugarán en el “campo de sueños” nacional. Por lo menos dos de ellos, Paul Molitor y Ferguson Jenkins, fueron atrapados en los 80 por usar cocaína. Molitor dijo luego que él estaba seguro de no ser el único jugador en su equipo que usaba drogas.

Dado lo que sabemos hoy acerca del hábito de drogas en el béisbol, la observación suena pasada de moda. El reporte de esta semana en que se cuenta que Sammy Sosa dio positivo al uso de drogas para mejorar el rendimiento en una prueba en 2003, es sólo la última en una larga lista de revelaciones. Barry Bonds, Roger Clemens, Alex Rodríguez, Manny Ramírez, Mark McGwire, ¿cuál de los grandes jugadores no ha sido vinculado al uso de drogas?

Desde los inicios del béisbol, los jugadores han usado cualquier sustancia que ellos crean les puede ayudar a rendir más, a curarse más rápido o a relajarse durante una temporada larga y estresante. Ya en 1889, el lanzador Pud Galvin ingirió testosteronas de monos. Durante la prohibición, Grover Cleveland Alexander, también lanzador, calmaba sus nervios con alcohol prohibido federalmente, y no menos un experto que Bill Veeck, quien fuera dueño de varios equipos de ligas mayores, decía que Alexander era mejor lanzador borracho que sobrio.

En 1961, durante su competencia de cuadrangulares con Roger Maris, a Mickey Mantle de repente le salió un absceso que lo mantuvo en el banco. Fue resultado de una aguja infectada utilizada por Max Jacobson, un curandero que inyectó a Mantle con un caldo casero conteniendo esteroides y “speed”. En su autobiografía, Hank Aaron admitió haber tomado una vez una pastilla de anfetaminas durante un juego. John Milner, de los Piratas, testificando en un juicio contra un narcotraficante, dijo que su compañero de equipo, Willie Mays, mantenía “jugo rojo”, una forma liquida de “Speed” en su armario. (Mays lo ha negado). Después de haberse retirado, Sandy Koufax admitió que él estaba a menudo “medio alto” en la lomita fruto de los calmantes que tomaba para calmar su brazo adolorido.

Por décadas, los cronistas de béisbol con derecho al voto para elegir los jugadores al Salón de la Fama, protegían a estos del escrutinio público. Cuando la Internet (y los libros de denuncias de dos ex jugadores, Jim Bouton y José Canseco) les permitió a los fanáticos ver la realidad, los cronistas de béisbol fueron tildados de imbéciles o payasos. Encolerizados, estos formaron un frente para sacar a todos los consumidores de drogas del juego.

Pero las súper estrellas de hoy tienen abogados y un sindicato. Ellos saben cómo manipular los medios noticiosos. Y tienen mucho dinero. La única forma de castigarlos es negarles un lugar en Cooperstown. El castigo se ha aplicado ya a Mark McGwire y muchos otros están en línea.
Eso no hace sentido. En un día cualquiera, las gradas están abarrotadas de jóvenes que usan Addarell y Ritalin (estimulantes utilizados para tratar el desorden de déficit de atención por hiperactividad) y de estudiantes universitarios que usan Provigil (una droga para combatir la narcolepsia) como ayuda para el estudio. El tipo que canta el himno nacional probablemente ha tomado un bloqueador beta para calmar su miedo al escenario. Le guste o no, las sustancias de realce están aquí para quedarse. Y son tan parte del juego nacional como son los hot dogs a $5.50, los agentes libres y la cirugía de codo Tommy John.

Los puristas dicen que los esteroides alteran el juego. Pero desde que el salón abrió sus puertas, el béisbol nunca ha parado de cambiar. Los bateadores ahora usan material de relleno en el cuerpo y cascos protectores. El montículo ha subido y ha bajado. Los bates ahora son más explosivos. Los juegos nocturnos afectan la visibilidad. Los jugadores se mantienen en forma entre una temporada y la venidera. La expansión ha alterado la geografía del juego. Y su composición demográfica lo ha cambiado más allá del reconocimiento. Babe Ruth nunca enfrentó un lanzador negro. Como dijo Chris Rock, el comediante, el récord de Ruth consistió de “714 cuadrangulares de acción afirmativa”. Esto no disminuye los logros de Ruth, pero los pone en contexto.

Las estadísticas cambian también. En 1908, Ed Walsh lanzó 464 entradas; en 2008, C. C. Sabathia encabezó las mayores con 253. ¿Y qué? Tanto uno como el otro fue el líder bajo las condiciones prevalentes en sus respectivas eras.

A pesar de esos cambios, o debido a ellos, los estadounidenses continúan amando el béisbol. Los fanáticos aceptarían cualquier cosa excepto el presentimiento de que se les está mintiendo. Las sustancias de realce no matarán el juego; es el encubrimiento lo que podría ser fatal.

El béisbol, encabezado por el Salón de la Fama, debe aceptar eso y reemplazar la mitología y las tergiversaciones con el realismo y la honestidad. Si todos tienen acceso a las mismas drogas y métodos de entrenamiento, y a los fanáticos se les dice cuáles son, entonces el campo estará nivelado y los fanáticos serán capaces de interpretar lo que ven en el diamante y en los numeritos.

El último argumento de los puristas es que el uso de drogas para mejorar el rendimiento da un mal ejemplo a los atletas jóvenes. Pero los jugadores de béisbol no son niños; son adultos en una profesión muy competitiva y estresante. Si ellos quieren utilizar esteroides anabólicos, u hormonas de crecimiento humano o testosteronas de toros, son ellos quienes deben decidir. En cuanto a los niños, el gobierno puede regular el uso de esas sustancias como hace con el tabaco, el alcohol y las medicinas recetadas.

El Salón de la Fama del béisbol, que comenzó como una atracción turística local y un truco de publicidad de las ligas mayores, se ha convertido desde entonces en un campo de sueños nacional, y ahora en un campo de batalla. Si se rinde ante los moralistas que quieren retornar el reloj a una imaginada edad de oro, y excomulga a los más grandes atletas jamás visto, sufrirá el destino de todos los campos de batallas para quienes se hallaban en el lado equivocado de la historia: la oscuridad.

Publicado el día 20 de junio como una opinión editorial por The New York Times. Traducido por Isaías Medina-Ferreira. Siga Leyendo...

Viktor Frankl (1905 - 1997)


Por Mark Palermo (*)


Hace ya varios años, en Agosto de 1997, murió en Europa una gran figura. Su muerte, casi totalmente eclipsada por las muertes en esa misma semana memorable de La Madre Teresa y la Princesa Diana, pasó desapercibida. No obstante, cuando las futuras generaciones miren retrospectivamente al Siglo XX, Viktor Frankl podría ser reconocido como una de sus grandes voces.

Frankl fue un siquiatra Austríaco, contemporáneo de Sigmund Freud, Alfred Adler y Wilhelm Reich. En los albores de la Segunda Guerra Mundial, en 1939, Frankl, un judío, obtuvo una codiciada visa a los Estados Unidos, la cual dejó expirar sin usar, pues no quería abandonar a sus ancianos padres. Más tarde su padre, su madre, su hermano y su esposa, fueron todos exterminados, mientras él estaba prisionero en Auschwitz. Como resultado de sus experiencias, Frankl desarrolló una filosofía personal que él denominó “Logoterapia”, la cual articuló en 1946 en un libro titulado “La Búsqueda del Hombre por Significado” (Man’s Search for Meaning). Fue éste el primer libro moderno de autodesarrollo. Todavía disponible, ha vendido más de nueve millones de copias y ha sido denominado por la Librería del Congreso como uno de los diez libros más influyentes en los Estados Unidos.

Frankl apuntaba alto. Su libro se reviste del inconfundible rasgo de la grandeza, un resonante trasfondo de optimismo poderoso que ha visto lo peor de la naturaleza humana sin dejarse doblegar. Abordando inequívocamente sus experiencias en el campo de concentración, el libro es mucho más que una crónica de las abominaciones cometidas por los Nazis. En su lugar, sus experiencias del Holocausto son casi un incidental en el marco de una verdad más profunda.

Desde la perspectiva de un observador objetivo, Frankl conduce al lector en un viaje a través del mundo del sufrimiento y nos muestra cómo enfocar el sufrir en un contexto más amplio. Deriva lecciones y conclusiones de Auschwitz como si hubiera sido un salón escolar existencial. Es su parecer que nadie puede escapar del sufrimiento. Todos, si no lo hemos experimentado ya, sufriremos la pérdida de un ser querido, sentiremos el peso de lo inhumano y los prejuicios del mundo, nos enfermaremos, nos sentiremos deprimidos o solitarios, nos pondremos viejos y débiles y con el tiempo moriremos. Pero la mayor tragedia es perder el sentido de propósito en la vida. Y es éste precisamente el mayor mal de nuestro tiempo.

A fin de que no perdamos la fe en nuestro prójimo, Frankl reporta que había triunfos de la dignidad humana aun en la desdicha y la degradación de los campos de concentración y que encontrar significado a la vida es posible aun en esas abyectas condiciones. Frankl postulaba, “... que aquello últimamente responsable por el estado interior del prisionero no eran tanto las causas físicas, sino el resultado de su libre albedrío. Observaciones sicológicas de los prisioneros ha demostrado que sólo aquellos hombres que permitieron el colapso de su fortaleza moral y espiritual, sucumbieron a las influencias degenerativas del campo... Aunque condiciones tales como la falta de sueño, insuficiencia alimenticia y las variadas formas de estrés sugieran que los presos deban reaccionar de una manera determinada, en último análisis, resulta claro que la persona en que el prisionero se convertía, era el resultado de una decisión interior, y no el resultado de la experiencia del campo en sí. Fundamentalmente, por lo tanto, cualquier hombre puede, aun bajo tales condiciones, determinar lo que va a ser de él, tanto mental como espiritualmente”.

Y para los sarcásticos entre nosotros que creen que la naturaleza humana es inherentemente mala, Frankl apunta lo siguiente: “Fue el hombre quien inventó las cámaras de gas de Auschwitz; pero fue también ese mismo ser quien entró a esas cámaras con un Rezo al Señor o un “Shema Yisrael” a flor de labios”.

Apenado por la atracción a la vida placentera de la presente generación, Frankl fue un hombre de francas opiniones hasta el final. Tenía especial desdén por el asedio sin miramientos y el hambre de chisme de los medios de comunicación. Él, que había sido tremendamente popular como conferencista en los años 50 y 60, llegando a ser conferencista visitante de varias universidades prestigiosas del mundo, incluyendo a Harvard en 1961, en su última visita a los Estados Unidos, en 1990, penosamente ninguna cadena televisiva estuvo interesada en entrevistarlo; lo cual es un revelador comentario del nivel colectivo del discurso público en este país. Frankl tenía tanto de valor para compartir con esta generación; su mensaje era tan oportuno como en 1946.

Matthew Scully lo resumió así en una pieza panegírica en The Wall Street Journal:
“Frankl fue quizás el más agudo analista de la Cultura Secular, esa forma moderna de jurar devoción a personas distantes, causas e ideales, mientras nuestra propia vida se deshace... es una apuesta segura que no veremos a Viktor Frankl en la cubierta de Time o People. Pero su muerte nos recuerda porqué debemos apreciar la sabiduría al menos tanto como la belleza: la necesitamos más y perdura por más largo tiempo”.

(*) Traducido del Inglés por Isaías Medina Ferreira
Siga Leyendo...

Rechacemos la homofobia

Por Isaías Medina Ferreira

Presento aquí un tema espinoso —el de los homosexuales—, que debido a la ignorancia, o al comportamiento descarado y de poco recato de ciertos homosexuales, muchas veces vulgarizamos y que por la falta de ganas no enfrentamos con la seriedad, la madurez y la propiedad que merece. Como sociedad, creo que debemos estar dispuestos a debatir este tema con altura, pues no desaparecerá porque lo ignoremos. Así que, antes de condenarme a priori, los invito a leer, a investigar, y a sacar conclusiones responsables e informadas.

Como a la mayoría de heterosexuales, me exaspera el afeminamiento excesivo y el exhibicionismo descarado de muchos homosexuales. Muchos de ellos son frescos y hasta degenerados. Así también habemos muchos heterosexuales, lamentablemente.

También me molesta que muchos homosexuales quieran poner su estilo de vida en una vitrina, como buscando admiración, y traten de imponerlo a los demás. Tan absurdo es que quienes no sabemos qué mueve a los homosexuales a tener sus preferencias tratemos de amoldarlos a las nuestras, como que ellos traten de amoldarnos a las suyas.

Pero hasta ahí se extienden mis diferencias con ese sector de la sociedad. Para mí, sin importar sus preferencias sexuales, religiosas o políticas, todos los humanos, no importa cuáles sean sus virtudes y sus defectos, de los que todos somos un compendio, tienen derechos individuales inalienables, los cuales merecen nuestro respeto.

Cada quien tiene el derecho a vivir su vida como considere apropiado, siempre que no viole leyes establecidas, y no por ello ser discriminado. Por otro lado, es bueno que estemos claros en que nadie merece privilegios especiales por el solo hecho de su estilo de vida.

La homosexualidad es tabú entre los latinoamericanos y muchos de nosotros la mira como un “defecto adquirido” o una degeneración de la que debemos avergonzarnos; como un pecado capital, que debe condenar a sus practicantes a exhibir una “H escarlata” de por vida en su frente, o como una enfermedad contagiosa de la que debemos proteger a la sociedad como si se tratara de la peste.

Los homosexuales siempre han sido blancos fáciles para que descarguemos nuestras frustraciones y hasta nuestro odio de manera impune. Los chistes más crueles, son a costa de los homosexuales. Para muchos de nosotros, los homosexuales son todos degenerados e inmorales, y están más cerca de las bestias que de los humanos.

No hay dudas de que nos alimentamos de la ignorancia, sin detenernos a escudriñar si los homosexuales pueden en realidad escoger o no, conscientemente, sus preferencias sexuales. En última instancia, sin embargo, lo que no debemos olvidar es que tanto los homosexuales como los heterosexuales son seres humanos, y nuestros hermanos.

Es por eso que me opongo a cualquier medida, sea ésta producto de la acción o de la inacción, que vaya en detrimento o encaminada a coartar la libertad que les asiste a esos hermanos a vivir la vida que les ha tocado, con quien hayan escogido, en paz, sin que por ello se les niegue disfrutar los derechos ciudadanos que otros disfrutan. Como todos, esos hermanos tienen derecho a avanzar en la sociedad, sin que se les ponga cortapisas a sus aspiraciones de compartir riquezas y miserias y el derecho de conferir herencia de bienes a quien hayan elegido como pareja.

Nuestra sociedad a menudo carece de mecanismos para proteger los derechos y las libertades de sus ciudadanos más vulnerables, y prefiere ignorarlos. Es el caso de los homosexuales en gran parte del mundo, lo cual causa heridas profundas, y hace víctimas, tanto a los actores principales, como a sus familiares y amistades. Un gran sector de nuestra sociedad sufre por lo que consideramos un estigma.

Si en el caso específico de los homosexuales, para la protección de las libertades y los derechos humanos de esos hermanos es preciso legislar, llámese la solución matrimonios Gays o unión civil, que así sea.

Sé que esa palabra, “matrimonio”, que muchos consideramos sagrada, es anatema cuando se trata de la unión de dos del mismo sexo. Sin embargo, casi tres cuartos de los matrimonios entre heterosexuales termina en divorcio y nadie se escandaliza. Y no crean que no me resulte chocante ver a dos hombres o a dos mujeres agarrados de las manos o exhibiendo su lujuria en público, pero las uniones físicas de parejas son una realidad, y porque las ignoremos y las condenemos no pararán. Además, me parece que se trata de algo que va mucho más allá de lo físico y lo meramente sexual.

Como sociedad, con nuestro rechazo a ese sector, lo único que logramos es condenarlo a vivir en las sombras y a una ilegalidad cruel.

No sólo eso, los homosexuales se refieren a sus atracciones y uniones como amor, lo mismo que reclamamos los heterosexuales. Para el amor no tenemos definición, ni explicación. Si no contamos con otros mecanismos para que las parejas homosexuales puedan intercambiar y heredar bienes, es natural que reclamen del Estado, por medio de legislación, esos mecanismos. Parece ser que el matrimonio es el único que proporciona los derechos amplios ante la ley que persiguen los homosexuales, no las uniones civiles que en algunas partes del mundo ya existen. Lo que no podemos es dar la espalda a ese sector minoritario de la sociedad, pretender que no existe y condicionar su vida a humillaciones y vejaciones con la complicidad del Estado. Al fin y al cabo, la libertad a escoger es un derecho inalienable de todo ser humano.

Aunque sea difícil y nos sintamos “raros” al aceptarlo, creo que es preciso que descorramos el velo que nubla nuestra razón y veamos la causa Gay, más que como la defensa de un estilo de vida, o de la consumación de un simple acto sexual, como el apoyo a un esfuerzo humano de un sector minoritario de la sociedad que trata de sobrevivir como los demás. Creo que estos sólo buscan que se les reconozcan sus derechos humanos. Si creemos en la justicia social, no podemos ser selectivos al administrarla por odios, prejuicios o ignorancia.

Y que conste, reconocer un derecho ajeno, no nos identifica necesariamente con ese sector. Para coexistir pacíficamente, no tenemos que estar reburujados. Lo que no podemos es pretender que somos justos cuando vamos negando derechos a ciertos sectores de la sociedad porque no comulgamos con sus posiciones políticas, creencias o estilo de vida.

Espero haber sido claro y que sea éste un conducto para que hagamos un esfuerzo de entender a nuestros hermanos homosexuales y comencemos a rechazar la homofobia.

A algunos homosexuales sería bueno recordarles que su “relambimiento” y extremada zalamería, y el afán de muchos de ellos porque "todo el mundo sea gay", muchas veces repele posibles simpatizantes a su causa. Siga Leyendo...

lunes, 22 de junio de 2009

El saber (idiomas) sí ocupa lugar

Por Daniel Mediavilla

En la imaginación popular, el aprendizaje es un proceso de acumulación progresiva de conocimientos. Sin embargo, los últimos hallazgos de las ciencias cognitivas indican que aprender implica estrechar la capacidad para percibir el mundo. Esta idea se amplía en un artículo publicado en PNAS esta semana. El estudio, dirigido por el investigador de la Universidad de Barcelona Ferran Pons, ha comprobado que los bebés entre los 6 y los 11 meses de edad reducen su sensibilidad hacia los idiomas extranjeros conforme aprenden su lengua materna.

Al nacer, los humanos tienen capacidad para absorber cualquier idioma, pero poco a poco esa capacidad se centra en la percepción de los códigos de su lengua materna. De esa manera, la sensibilidad para distinguir los sonidos y las diferencias fonéticas de otros idiomas se desvanece poco a poco. "Nos especializamos para centrarnos en lo que tiene más importancia para nosotros y perdemos capacidades que no nos interesan", explica Pons.

El nuevo estudio muestra por primera vez que estos cambios en la capacidad de aprendizaje no afectan por separado al lenguaje auditivo o al visual. "El mundo en el que se encuentran los bebés no es únicamente visual o auditivo, ellos no escuchan sin mirar ni miran sin escuchar", apunta el investigador. "Este estudio muestra que la pérdida en la capacidad lingüística es global", añade.

Para comprobar cuándo se producía este proceso de reorganización de la percepción del lenguaje, los investigadores pusieron a prueba a un grupo de niños de familias hispanohablantes (24 de 6 meses y 24 de 11 meses) y a un grupo de familias angloparlantes (24 de 6 meses y 16 de 11 meses) e hicieron que asociaran sonidos que se producen al hablar inglés con los correspondientes gestos.

Los investigadores pudieron observar cómo los bebés de seis meses, angloparlantes o hispanohablantes, tenían una respuesta universal ante los estímulos lingüísticos en inglés. Sin embargo, los niños de 11 meses que ya se habían adaptado al uso del castellano perdían la capacidad de percibir la interconexión entre los fonemas ingleses y sus gestos correspondientes.

También con las diferencias étnicas

Como explica Pons, este fenómeno de la especialización perceptiva no es exclusivo del aprendizaje lingüístico. «También nos pasa con las razas. Con los chinos, por ejemplo, decimos que todos son iguales porque de pequeños nos acostumbramos a buscar las diferencias físicas en unos determinados rasgos que son útiles en el caso de nuestra raza pero pueden no serlo con los asiáticos», señala el investigador. «A ellos les pasa algo parecido con nosotros», continúa.

El fenómeno descrito por los autores del artículo de PNAS explica también por qué es tan complicado aprender un idioma de adulto, siendo en cambio tan sencillo asimilarlo poco después de nacer. Siga Leyendo...

viernes, 19 de junio de 2009

¡Feliz cumpleaños, Sylvia Julissa!


Por Isaías Medina-Ferreira

¿Qué se puede decir en la fecha de cumpleaños de alguien que se ama con un amor inmenso y profundo? Sylvia Julissa Marmolejos, mi nieta, cumplió 6 años de edad el día 17 de Junio y por ello, tanto su abuela Julia, como yo; su madre, Arlette Medina, y su padre Juan Marmolejos; su hermano Juan Javier, su bisabuela Senovia (Luli) Ventura, sus tíos Isaías Ivanhoe, Julio Vitalino y Joe; sus primos Isaías, Jr., y Cameron; nino José y tía Elsa Ventura; en fin, toda la familia, queremos, rememorando y recreando en éste y en cada uno de sus cumpleaños la felicidad que nos trajo cuando felizmente llegó a este mundo, enviarle mil bendiciones en este día tan especial. ¡Felicidades, Chibi! You're unique! We love you very much, chiquita!
(Haga clic en la foto para aumentarla)
Siga Leyendo...

Oxímoron

La palabra del día
Por Ricardo Soca

La palabra oxímoron es ella misma, etimológicamente, un oxímoron; es decir, una figura de lenguaje consistente en el empleo, en una misma expresión, de palabras de significado antagónico, tales como silencio estruendoso, cálido frío o agudamente tonto. En efecto, el vocablo está formado por las palabras griegas oxys ‘agudo’, ‘aguzado’ y morós ‘estúpido’. Siga Leyendo...

martes, 16 de junio de 2009

Macumba

La palabra del día
Por Ricardo Soca

Macumba: designación genérica, aunque peyorativa, de algunos rituales propios de diversas religiones afrobrasileñas, practicadas en varios países latinoamericanos, tales como umbanda y candomblé. La etimología es incierta, aunque el africanista brasileño Nei Lopes sugiere que puede proceder del cumba, que en la lengua africana quimbundo significa 'hechicero' y que, con el prefijo ma- usado para el plural, formaría macumba.

Sin embargo, Lopes menciona al también africanista Jacques Raymundo, quien señala como étimo el vocablo quimbundo makumba, plural de dikumba, que significa 'cerradura', 'candado' y que podría aludir a las ceremonias religiosas de 'cierre' simbólico de los cuerpos a fin de evitar la entrada del mal. Siga Leyendo...

viernes, 12 de junio de 2009

Noticias y comentarios 06-11-09

Por Isaías Medina Ferreira

Ataques de la extrema derecha sugieren que nos esperan tiempos tormentosos

En el curso de los últimos meses, los extremistas de la derecha han perpetrado una serie de ataques que incluyen el asesinato del Dr. George Tiller, reconocido médico que realizaba abortos de emergencia en estado avanzado de embarazo, el aumento de los ataques a las clínicas de aborto, el asesinato de tres policías en Pittsburgh y el ataque al museo en memoria del Holocausto en que perdiera la vida un guardián de seguridad de raza negra. Sabemos que el atacante tiene un largo historial de antisemitismo y odio racial hacia negros y extranjeros.

Podemos estar o no de acuerdo con el aborto y los temas cargados que conducen a puntos de vistas extremos, pero las manifestaciones a que me refiero son simplemente expresiones que tienen su raíz en el simple odio, la ignorancia y la intolerancia; algo que nace no de la conciencia, sino de las emociones.

Que los ataques hayan comenzado a realizarse después de la elección de un presidente negro, no es coincidencia.

Parece esta ser una rebelión armada del hombre blanco en contra del gobierno. Lo verdaderamente peligroso es que ciertos sectores incendiarios de los medios de comunicación, entre los que están la cadena Fox, Rush Limbaugh y una serie de bocinas ruidosas, estén incitando con su verbo venenoso a ese hombre confundido, poco inteligente y cargado de nacionalismo, que parece ver amenazado su sitial de raza y género en esta sociedad en la que ha tenido hegemonía, a que actúe con la violencia que lleva a desenlaces fatales como los que hemos visto últimamente.

El extremista amargado por un lado, la jauría de personalidades de la radio y la televisión listas para tirar combustible a situaciones volátiles, de alta carga emocional, y la facilidad con que se consiguen las armas en este país en que el NRA domina, pintan un futuro tenebroso.

Y no nos llamemos a engaños; todos somos posibles víctimas. Por ello debemos de estar alerta y no dejarnos confundir por actos delictivos perpetrados en nombre de los valores familiares pero que sólo tienen por fin avanzar posiciones políticas y agendas religiosas guiadas por la avaricia.

Oponentes al proyecto de ley para regular la industria del tabaco son todos recipientes de altas sumas de dinero provenientes de dicha industria

El jueves 11 de junio de 2009, el senado estadounidense aprobó 79 a 17 una ley que permite a la Administración de medicamentos y alimentos (FDA, por sus siglas en inglés) regular los productos del tabaco. Todos los que se opusieron al proyecto de ley son recipientes de altas sumas de dinero provenientes de la industria del tabaco.

A continuación la lista de los 17 senadores que se opusieron:

Alexander (R-TN)
Bennett (R-UT)
Brownback (R-KS)
Bunning (R-KY)
Burr (R-NC)
Chambliss (R-GA)
Coburn (R-OK)
DeMint (R-SC)
Ensign (R-NV)
Graham (R-SC)
Hagan (D-NC)
Hatch (R-UT)
Inhofe (R-OK)
Isakson (R-GA)
Kyl (R-AZ)
McConnell (R-KY)
Roberts (R-KS)

Lista de los 20 legisladores históricamente más beneficiados con donaciones de la industria del tabaco:

McConnell, Mitch (R-KY), $419,025
Burr, Richard (R-NC), $359,100
Chambliss, Saxby (R-GA), $228,700
Cantor, Eric (R-VA), $221,340
Whitfield, Ed (R-KY), $218,935
Allen, George (R-VA), $217,600
Dodd, Chris (D-CT), $202,849
Bunning, Jim (R-KY), $194,166
Rangel, Charles B (D-NY), $193,878
Lewis, Ron (R-KY), $191,950
Bliley, Thomas J Jr (R-VA), $190,365
Gordon, Bart (D-TN), $188,200
Hayes, Robin (R-NC), $184,724
Helms, Jesse (R-NC), $180,230
Boehner, John (R-OH), $175,959
Faircloth, Lauch (R-NC), $173,069
Etheridge, Bob (D-NC), $171,000
Jones, Walter B Jr (R-NC), $170,900
Boucher, Rick (D-VA), $164,600
Burns, Conrad (R-MT), $162,700 Siga Leyendo...

lunes, 8 de junio de 2009

El premio, Aída y su abuelo

Por César Sánchez Beras

La debilidad institucional que como nación aqueja a la RepúblicaDominicana, está dada en todos los órdenes. Diariamente asistimos al penoso espectáculo, en donde la vida de las instituciones públicas y privadas, depende del dedo omnisciente de una sola persona, que detenta el poder por casi 10 millones de habitantes. “ que no podemos darle el pasaporte porque la única persona que lo firma, está en el palacio… no podemos darle el acta de estado civil porque el Juez de Paz está oficiando una boda en Neiba… que no se puede dar de alta a su paciente porque el doctor está en la otra clínica donde trabaja… etc., etc., etc.”

Este atraso institucional también sobrevuela las instituciones culturales. En un pasado reciente, al escritor Viriato Sanción, le fue negado el premio a su novela “Los que falsificaron la firma de Dios”, luego de que el jurado la calificara como dueña del mérito. Esa decisión que vulneraba toda lógica, no tuvo otro asidero que no fuera el “desagraviar” a Joaquín Balaguer, por lo tratado en el argumento de la novela, como si alguna vez se desagraviara al país entero por los perjuicios del régimen de Balaguer. Ni aprendimos de ese error ni hemos superado nuestra mediocridad. Ahora hemos hecho el ridículo monumental de desautorizar a un jurado internacional que premiara una novela escrita por la nieta de Rafael Leonidas Trujillo.

Aída Trujillo, nieta del tirano e hija de Rafael Leonidas Trujillo Martínez (Ramfis) concursó como cualquier otro escritor en un premio convocado para novelas. No participó en un concurso para legitimar la tiranía que encabezara su abuelo, ni mucho menos participó en un certamen para justificar los desafueros de su padre. Si bien ella es pariente legítima en línea directa de estos perversos seres humanos, también es un ser humano que no eligió nacer de esas personas. Además, su novela, que aún no he leído, ha sido premiada, según los miembros del jurado (Manlio Argueta, salvadoreño; Jorge Volpi, mexicano y el dominicano Roberto Marcallé Abreu), por su calidad como género literario, por su construcción como novela, y por su tratamiento del lenguaje artístico. Debemos de aprender de los países más desarrollados, en donde los acontecimientos históricos son analizados y tratados como hechos históricos y no como pretexto para retaliaciones y excesos de falsos patriotismos.

Debemos de una vez por todas enterrar a Trujillo, y enterrar con él, las aspiraciones a tener el poder omnímodo que tuviera el sátrapa. No avanzaremos lo suficiente mientras tengamos las cadenas del pasado impidiendo el vuelo hacia el porvenir deseado. Como dijera el divino maestro: "Dejen que los muertos entierren a los muertos y sigan…si estamos condenados como raza cósmica a repetir una y otra vez hasta la eternidad nuestras acciones, por qué no romper la cadena y empezar a construir un mejor lugar, que sea el hábitat que se multiplique perpetuamente. Siga Leyendo...

sábado, 6 de junio de 2009

El país de los olvidos

Poema de Juan Matos, del libro Del milagro de la espera.

El país de los olvidos
regresa del futuro rumiando
su presente
se asiesta
presume desplazarse
apoya su pie contra la historia

cae de bruces
eufemiza
gatea

a ciegas tiñe sus canas
en el burdel de las sotanas
(sí, habéis oído bien:
en el burdel de las sotanas)

frente a espejos de asfalto
el país de los olvidos
maquilla su hambre
despercha el traje del absurdo
calza las ruedas del engaño
se ajusta el quepis
y se echa andar por el camino fácil:

cuesta abajo. Siga Leyendo...